Silvino Zapico, el minero a quien el franquismo castró

Galería
silvino-zapico

“El Minero Silvino Zapico es arrestado por la policía” (tinta china sobre papel). Eduardo Arroyo.

El cuadro que encabeza estas líneas es de Eduardo Arroyo (“El Minero Silvino Zapico es arrestado por la policía”, tinta china sobre papel) y fue pintado hace cincuenta años, en 1967, cuando este se hallaba autoexiliado en París. Silvino Zapico fue un minero asturiano al que detuvo la policía franquista en 1963 con motivo de la represión que siguió a la huelga de mineros asturianos, lo castró y apaleó, y se conoce como “El arresto”. En él vemos a un hombre vestido de negro a punto de entrar en la casa de Zapico, una niña trata de impedir la detención pero un personaje de evidentes trazos mironianos le invita a pasar. Es una clara referencia al papel condescendiente que Miró tuvo con la dictadura franquista. Pero no es de Miró de quien vamos a hablar.

En 1962 los mineros de Asturias protagonizaron una de las huelgas más sonadas que tuvieron lugar durante la dictadura franquista. El 5 de abril de dicho año, en el Pozo Nicolasa de Fábrica de Mieres, unos 25 picadores empezaron, progresiva y deliberadamente, a reducir su ritmo de trabajo. Por este motivo siete de ellos fueran suspendidos de empleo y sueldo. La solidaridad se convirtió en el principal motor de la respuesta obrera y el conflicto se extendió por toda Asturias y otras 25 provincias españolas. Un plante como el citado era motivo en aquellos tiempos para que sus protagonistas fueran juzgados por el código de Justicia Militar. Su delito: sedición.

MundoObrero_196205Los huelguistas alcanzaron la cifra de 300.000 en toda España –la mayor con diferencia hasta entonces desde el fin de la Guerra Civil–, llegándose a decretar el estado de excepción en Asturias, Vizcaya y Guipúzcoa. El paro se mantuvo hasta principios de junio, si bien hubo nuevos plantes desde mediados de agosto a los primeros días de septiembre. Resultado de todo ello fue la deportación y dispersión de 126 mineros por 16 provincias españolas.

No fue obstáculo la represión para acallar a los mineros, y en 1963, en el mes de julio, las protestas se reprodujeron durante cuatro meses. La represión tampoco cesó y muchos mineros fueron detenidos y torturados. El minero Rafael González, de 36 años, murió el 3 de septiembre a consecuencia de los malos tratos recibidos en la Inspección de Policía de Sama de Langreo. Otros lograron sobrevivir, lo que no les libró del ensañamiento de los “defensores del orden”. Uno de ellos fue Silvino Zapico, que el mismo día del asesinato de Rafael González, y en el mismo lugar, fue castrado y apaleado. A su esposa le cortaron el pelo al cero. A otro minero, Vicente Bargaña, le quemaron los testículos. Al dirigente obrero Alfonso Braña lo torturaron y arrojaron luego su cuerpo a la calle, siendo recogido allí por un compañero suyo, pero se encontraba en tal estado que cuando llamaron a un médico para curarle este dijo no saber por dónde empezar.

Essen

Foto realizada en Essen (Alemania) el 6 de octubre de 1962. En la pancarta podemos leer cómo intentan llamar la atención de los camaradas alemanes: “los obreros españoles necesitamos solidaridad y apoyo”.

No fueron estos los únicos casos, que fueron denunciados mediante una carta dirigida al ministro de Información y Turismo (Manuel Fraga Iribarne) que firmaron 102 intelectuales, entre ellos José Bergamín, Vicente Aleixandre, Pedro Laín Entralgo, José Luis López Aranguren, Gabriel Celaya, Antonio Buero Vallejo, Alfonso Sastre, Carlos Barral, Juan y José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, Paco Rabal y Fernando Fernán-Gómez. Los hechos fueron negados por el Gobierno, que acusó a los firmantes de denunciar las “supuestas” torturas con la pretensión de “salir de su anonimato”. Finalmente, el 25 de octubre los 102 firmantes fueron expedientados “por delito de difusión de noticias falsas o tendenciosas”.

Las Trece Rosas

Galería
trce-rosas

Las Trece Rosas con algunas compañeras más en cárcel de mujeres de Ventas.

“Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar. Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia”. Estas palabras son las últimas que escribió Julia Conesa, una joven de 19 años que fue fusilada –junto a otras doce muchachas más, la mitad de ellas miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas– por el régimen franquista en Madrid tal día como hoy, 5 de agosto, de 1939. Un crimen atroz para el que no existen paliativos y que define muy bien las ansias de venganza de los que se rebelaron contra el régimen que en 1931 eligieron los españoles: la República. Todas ellas fueron previamente torturadas.

Las treces muchachas asesinadas –conocidas como Las Trece Rosas– fueron, además de Julia Conesa Conesa (19 años, modista), Carmen Barrero Aguado (20 años, modista), Martina Barroso García (24 años, modista), Blanca Brisac Vázquez (29 años, pianista), Pilar Bueno Ibáñez (27 años, modista), Adelina García Casillas (19 años, activista), Elena Gil Olaya (20 años, activista), Virtudes González García (18 años, modista), Ana López Gallego (21 años, modista), Joaquina López Laffite (23 años, secretaria), Dionisia Manzanero Salas (20 años, modista), Victoria Muñoz García (18 años, activista) y Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastre).

“Que mi nombre no se borre de la historia”, pidió Julia. Ni el suyo ni el de sus doce compañeras. Por eso las recordamos hoy.

Maquis

Galería
graffiti-en-un-muro-de-sallent-de-llobregat-rememorando-a-los-maquis-espac3b1oles

Graffiti en un muro de Sallent de Llobregat rememorando a los maquis españoles.

El pasado 10 de marzo se cumplieron 50 años de la muerte del guerrillero español José Castro Veiga Piloto (O Corgo, Galicia, 1915) a manos de la Guardia Civil en un enfrentamiento armado tras ser reconocido por un antiguo compañero del servicio militar y denunciado. Fue el último de una larga lista de maquis que murieron con las armas en la mano y uno de los casi veinte mil combatientes de la guerrilla antifranquista durante la posguerra civil española, como los catalanes Ramon Vila Caracremada (1908-1963) –fallecido también en una emboscada que le tendió la Guardia Civil–, Josep Lluís Facerías Face (década 1920-1957) –por la policía en una calle de Barcelona– y Quico Sabaté (1915-1960) –en un tiroteo tras una espectacular persecución–; los gallegos Manuel Bello (1926-1946) –ejecutado mediante garrote vil– y Manuel Ponte (1911-1947) –abatido a tiros–, o el leonés Manuel Girón (1910-1951), en un extraño incidente. Entre otros muchos.

 

 

El Maquis fue un movimiento de guerrillas antifranquistas activo, sobre todo, entre 1944 y 1950 en diversos puntos del Estado español. La palabra deriva del vocablo francés maquissard (el que se mueve por el monte bajo). Finalizada la Guerra Civil, los grupos políticos en el exilio –en Francia especialmente, pero no solo– no se resignaban a admitir la derrota de la República, sobre todo en una situación internacional aparentemente propicia. Partidos y centrales sindicales –el Partido Comunista de España (PCE) a la cabeza– estaban convencidos de que una vez que terminara la guerra que asolaba a Europa los aliados no consentirían en ella un reducto fascista. La lógica de la historia les conducía a creer que, una vez derrotado el nazismo, el régimen de Franco tenía los días contados. No fue así, evidentemente. Otros intereses se antepusieron a los verdaderamente democráticos.

Ello condujo al Partido Comunista –y a otros sectores de la oposición; anarquistas especialmente– a constituir grupos armados que se introdujeran en España y prosiguieran la lucha contra el dictador, constituyendo grupos armados ya dentro de España. Estos grupos –formados en su mayor parte por militantes comunistas– atravesaron la frontera por Vall d’Aran –que se convertiría en uno de los principales focos de la resistencia guerrillera– y se internaron hacia Barcelona, Zaragoza, Valencia e, incluso, Madrid. Por el sur entraron algunos militantes comunistas: desde Argelia –donde se encontraba Santiago Carrillo– salieron 60 militantes del PC, que constituirían la Agrupación Guerrillera de Granada. También el Valle de Roncal (Navarra) fue un importante foco guerrillero.

Maquis atravesando los Pirineos (1948)

Maquis atravesando los Pirineos.

La guerrilla se organizó en cinco agrupaciones:

Levante-Aragón (Agrupación Guerrillera de Levante), Centro, Galicia-León, Asturias y Santander. Solo en 1945 el Maquis protagonizó 345 acciones.

La agrupación más efectiva fue la de Levante, cuyo protagonismo fue indiscutible entre 1946 y 1947, actuando especialmente por las comarcas castellonenses, cuya orografía montañosa suponía una importante ayuda. Aquí, proliferaron las partidas que pusieron en graves aprietos a las fuerzas de la Guardia Civil.

agrupacic3b3n-guerrillera-de-granada-1948

Agrupación Guerrillera de Granada (1948).

En la década de 1950 el Maquis inició su declive. Era evidente que la realidad de la guerrilla española no respondía a los planteamientos que, en un principio, se hicieron desde el exilio y que eran muy pocas –más bien ninguna– las posibilidades de realizar acciones lo suficientemente eficaces como para que estallara esa revolución interior que ansiaba la oposición. El PC decidió cambiar de táctica. Ahora se debería trabajar dentro de los sindicatos oficiales para concienciar de la situación a la clase obrera. La nueva táctica exigía, pues, la incorporación de los antiguos guerrilleros a la lucha política. Así y todo, los supervivientes continuaron resistiendo hasta que se perdió por completo la esperanza de conseguir el soñado objetivo.Entonces se inició una huida, llena de dificultades, por las montañas hasta alcanzar los Pirineos y poder refugiarse en Francia. Pero la guerrilla estaba completamente rodeada y huir era cada vez más difícil. La mayoría no consiguió llegar a los Pirineos y dejaron sus vidas en aquellas montañas, para ellos más que inhóspitas, del Maestrat (Castellón) y en las sierras de Cuenca y Teruel. Con ellos, desparecían unos hombres que no habían podido hacerse a la idea de que la igualdad y la libertad también estaban exiliadas y que no dudaron entregar incluso sus vidas en nombre de tan nobles valores.