Reflexiones / 25

Galería
policc3adas-de-macedonia

Policías macedonios cargan contra los refugiados en el campo de Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia / AFP.

Si alguna vez que creímos que progresivamente aumentaría el número de personas que disfrutarían los beneficios de un mundo que decía caminar hacia la libertad y la tolerancia, un mundo en el que ir de un país a otro era tan simple como tomar un billete y en el que no había preocupación alguna de persecuciones policiales ni se exigía pasaporte, es más que obvio que nos equivocamos. Si es que alguna vez lo creímos.

Reflexiones / 24

Galería
joel-peter-witkin

“The Raft of George W. Bush”. Joel-Peter Witkin ©

Prepotentes cada vez más, hemos olvidado que, como dijo Cernuda, “vivir es estar a solas con la muerte”. Nacemos muertos, por eso luchamos contra la muerte, por eso incluso matamos. Sistematización de pensamientos, situaciones, acciones. Desarme del individuo como ser social. Sumisión. Hemos ido vaciándonos de espíritu. La banalidad, la anécdota, el detalle frente al discernimiento y la razón. Rumbo a la deriva, cada día más próxima.

Reflexiones / 23

Galería
parc3ads-vista-desde-lo-alto-de-notre-dame

París. Vista desde lo alto de Notre Dame con una de sus famosas gárgolas en primer plano. / Ruth Black ©

No hay mejor momento para la introspección que los días grises. Los pájaros enmudecen. No hay sol que haga sombras. Todo es más uniforme y taciturno en los días grises. Se percibe más fácilmente la incertidumbre y el miedo a lo que nos depara el futuro.

Reflexiones / 19

Galería
sebastian-eriksson-2012

Sebastian Eriksson 2012.

Si te vendan los ojos no podrás caminar en línea recta y tropezarás con cualquier obstáculo por pequeño que sea. Incluso sabiendo donde está la meta, a dónde quieres llegar. ¿Será por eso que siempre andamos dando vueltas? Nos movemos en un círculo vicioso, y nos enseñan a hacer prácticas para que así sea desde bien pequeños Eso sí, un círculo lo suficientemente amplio como para que quepan en él holgadamente fobias y pasiones, dudas y certezas, propósitos y resultados, compartiendo espacio pero sin cohabitar entre ellos, rodeado todo él de muros hechos con irregulares sillares de la cantera del corazón que, a pesar de su hermetismo, nunca se sellarán.