My Way (subtitulada). Frank Sinatra

Galería

Si ven el video y les gusta les agradecería que, si no es mucha molestia, así lo hicieran constar en YouTube. Muchas gracias.

Este blog se llama ‘A mi manera’ por la canción My Way, concretamente por la versión que de ella hizo Frank Sinatra. Me identifico mucho con la letra de la canción, y no creo que sea el único al que le ocurre esto. Lo explicaba en una entrada titulada precisamente así: ‘A mi manera’.

Por otra parte, he de decir que me encanta Frank Sinatra. Actor premiado con un Oscar, amigo de presidentes y socio de mafiosos, tierno y duro a la vez, Sinatra fue uno de los personajes más populares del siglo XX. Su inconfundible estilo, la sensualidad de su voz, la naturalidad con que cantaba –su obsesión era que al cantar no se notara que estaba respirando– le convirtieron en uno de los grandes iconos del siglo pasado. Y hasta ahora la verdad es que nadie le ha superado. Además, que alguien que se hace enterrar con una botella de whisky, un paquete de cigarrillos y un encendedor, solo por eso ya merece mi todo mi respeto.

Aunque ya hice un vídeo con My Way, me ha apetecido confeccionar otro (subtitulado en español). Esta vez con fotografías y fragmentos de documentales sobre su vida.

Espero que sea de su agrado. Que la vida les sea amable.

The Golden Age

Galería

Suelo decir siempre que publico un vídeo que si les gusta les agradecería que, si no es mucha molestia, así lo hagan constar en YouTube. En este caso, por razones obvias, mejor diré que si lo consideran merecedor de su reconocimiento le pongan un ‘me gusta’ en YouTube. Muchas gracias.

Solo para mayores de 18 años. Así he calificado yo mismo este vídeo por el contenido de sus imágenes y porque, de no hacerlo, seguro que alguien lo denunciaría. Las 31 fotografías de Joel-Peter Witkin que, acompañadas por la música de Shostakovich, lo conforman, se exhibieron en 1988, con otras muchas más, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid), primero, y acto seguido en la Sala Parpalló de la Diputación de Valencia, que por entonces dirigía Artur Heras. No pasó nada. Me cuesta creer que si esta misma exposición se presentase hoy no levantara airadas protestas, manifestaciones y denuncias por parte de los veladores morales de nuestros rancios valores, meapilas varios y demás personas de mente biempensante. O igual no. Es posible que ni siquiera se hubiese llevado a cabo ante el temor a este tipo de reacciones. En todo caso, la autocensura no hubiera faltado. Si ven el vídeo, imagino que estarán de acuerdo conmigo.

No me detendré, por razones de espacio, en la biografía de este fotógrafo neoyorkino nacido en 1939, cuya obra fotográfica ‘grita la iconografía cristiana presa en las garras del infierno’ y cuya ‘verdadera esencia reside en la mezcla alquímica del tradicionalismo y los traumas psíquicos de la humanidad: el sexo, el dolor y la muerte’, una obra que es una ‘blasfemia elevada hasta un grado de belleza desconcertante’, ‘la revelación de la perversidad glorificada por el arte’. Son palabras del que fuera comisario de la mencionada exposición (Alain Dupuy) que figuran en el catálogo de la misma. Del catálogo extraigo también las que siguen, del propio Witkin (“El porqué de mi obra”):

‘El ser humano es el único ser vivo con imaginación. Ningún océano, montaña o galaxia tiene capacidad para representarse el destino. Por desgracia, el mundo de hoy se está convirtiendo en sistemas materiales que anestesian la tendencia de todo individuo a forjarse un destino. Es como si nuestros corazones y nuestras mentes hubieran sido bañados en plástico. Mientras tanto, estamos sacrificando nuestro derecho como seres humanos al conocimiento de lo ignoto. El no sentir la necesidad de plantearse en la vida otra ambición que no sea la indulgencia material, supone la gran desesperanza de nuestro tiempo.

Todos aspiramos a deslindar las conexiones humanas y místicas que nos emparentan con nuestros semejantes y con Dios, así como a una introspección profunda encaminada al entendimiento y la satisfacción de las capacidades que nos han sido dadas para poder ver cuanto hay de alegre y dramático en la evolución de cada uno en su persecución de la verdad. Este es el porqué de mi obra. Los cambios en mi obra reflejan la intensidad y la claridad de mi vida. La progresión de mi obra se mide en el grado de contemplación que esta refleja’.

En cuanto a la música, que a mi parece de lo más apropiada, se trata del tango del ballet The Golden Age (La edad de oro), que compuso Dmitri Shostakovich en 1930, una mirada satírica del cambio político y cultural en la Europa de los años veinte del siglo pasado, años que en muchas cosas nos recuerdan el momento actual.

Si los hijos de puta volaran…

Galería

Si ven el video y les gusta les agradecería que, si no es mucha molestia, así lo hicieran constar en YouTube. Muchas gracias.

Nunca veríamos el sol. Pero no vuelan, maldita sea. Llevábamos tantos días con el cielo nublado que, uno de ellos, al despertarme –supongo que a causa de los efectos de un sueño que debí tener– me acordé de la canción de Quico Pi de la Serra y me dije: Pues va a ser verdad que vuelan. Nada de eso. Llegó el Día de la Prostitución (o algo así era) y empezaron a dejarse ver de nuevo, cada vez más. Mi gozo en un pozo. ¡Menudo sol luce hoy!

Si els fills de puta volessin no veuríem mai el sol (Si los hijos de puta volaran nunca veríamos el sol) es una canción que compuso (música y letra) Quico Pi de la Serra y grabó por primera vez en el disco A Madrid (1977).

He traducido al español la interpretación que de la misma hizo el cantautor catalán durante un concierto que dio a la sala Luz de Gas de Barcelona el 6 de noviembre de 2012 para celebrar sus 70 años y un día y que luego fue emitido por El 33 (Televisió de Catalunya).

Que la vida sea amable con todos ustedes.

The Very Thought of You

Galería

Si ven el video y les gusta les agradecería que, si no es mucha molestia, así lo hicieran constar en YouTube. Muchas gracias.

A principios de la década de 1930, Billie Holiday cantaba regularmente en algunos clubes de Nueva York. El conocido productor John H. Hammond se interesó por ella, le presentó a Benny Goodman y este, entusiasmado con su voz, la invitó a grabar algunos discos con él en 1933. Luego, grabó también con Teddy Wilson (con el nombre de Billie Holiday and her Orchestra) y fueron estas grabaciones las que le proporcionaron fama y le consiguieron contratos para las famosas orquestas de Count Basie (1937) y de Artie Shaw (1938), en la que por primera vez una cantante negra formó parte de una orquesta de blancos.

De su época con Teddy Wilson es la grabación de esta hermosa canción de Ray Noble, The Very Thought of You. Noble la compuso en 1934 y el single (de 78rpm) fue lanzado en 1938. Acompañan a Billie Holiday el que posiblemente sea el pianista más prestigioso de la era del swing, Teddy Wilson, y el gran saxo tenor Lester Young, el único hombre que nunca la decepcionó, el gran amor (platónico) de su vida, su alma gemela, a quien ella le puso el sobrenombre de Pres, el presidente de los saxofonistas.

Las imágenes son de la película Sabrina (1954), dirigida por Billy Wilder, con Audrey Hepburn y Humphrey Bogart.

Sem você

Galería

Sin ti, sin amor, todo es sufrimiento,

pues tú eres el amor que en vano siempre busqué.

Tú haces que resista el desespero y la soledad.

Nada existe y el tiempo es triste sin ti.

Amor mío, mi amor, nunca te alejes de mí.

Para que viva en paz, para que no sufra más.

Tanto es el dolor que me causa el mundo sin ti.

Sem você (1957) es una bella canción, una de tantas, que compusieron Tom Jobim y Vinicius de Moraes. La versión que suena en el vídeo es la que grabaron en 1993 en el álbum Songbook Vinicius de Moraes (vol. 3).

Las imágenes son de la película –excelente– Carol (2015), dirigida por Todd Haynes, con Cate Blanchett y Rooney Mara.

J’attendrai, Mauthausen y los rohingya

Galería

La canción

Se me ha complicado en la presente entrada la historia de esta canción. Verán. Si teclean en Google “J’attendrai” les saldrá, al menos así me pasa a mí, el vídeo “J’attendrai – Rina Ketty (subtitulada en castellano) – YouTube”. Si acceden a él leerán:

“En julio del año 1942, el preso austriaco Hans Bonarewitz logró algo casi imposible: escapar del campo de exterminio de Mauthausen. Se escondió en una caja de madera que iba a ser cargada en un camión y un rato más tarde estaba fuera del campo. Dieciocho días después fue capturado de nuevo y conducido otra vez a Mauthausen. Allí lo tuvieron encerrado en la misma caja durante una semana, hasta que fue ahorcado el 30 de julio. Bonarewitz era gitano y, por ello, llevaba un triángulo invertido de color negro cosido en su chaqueta; los judíos lo llevaban amarillo, los comunistas rojo, los homosexuales rosa, etc.

Su ejecución fue un macabro ritual. Lo colocaron sobre un carro, uno de los que usaban para acarrear los cadáveres del crematorio, y lo pasearon por todo el campo. Dos vueltas completas dio al recinto, acompañado en todo momento por una orquesta de diez músicos (prisioneros también), a los que ordenaron interpretar J’attendrai. Hicieron formar a todos los prisioneros frente a sus barracones, nadie debía perderse el espectáculo. En una explanada estaba preparado el patíbulo. El oficial al mando obligó al cortejo a detenerse frente a él y lo colgaron. Eso sí, sin que la orquesta dejara de tocar J’attendrai.

Es esta una canción (sic) me pregunto ¿cómo una canción con una melodía y una letra tan bellas como esta pudo utilizarse de manera tan alevosa?”.

Bien. Si acceden a mi blog Música de Comedia y Cabaret y buscan la entrada “J’attendrai” leerán exactamente lo mismo. Con una salvedad. El último párrafo está mal copiado. Es así: “Es esta una canción con la que mantengo una relación de amor-odio acerca de la cual me pregunto ¿cómo una canción con una melodía y una letra tan bellas como esta pudo utilizarse de manera tan alevosa”.

El vídeo lo subió un tal Jose-Juan Porcar Cano, quien cuenta nada menos que 2,44 mil suscriptores, el 9 de junio de 2018. Ha tenido 8.835 visualizaciones hasta ahora. ¿Qué es un jeta? Lo es. Mas, aun así, con su pan que se lo coma, decidí. Ahora ha cambiado la situación con el vídeo que he confeccionado sobre el genocidio rohingya. En él suena J’attendrai (Esperaré). Esperar es todo cuanto les queda a los rohingya, esperar no se saber bien qué, tal vez la muerte. Creo que la canción es tan apropiada para denunciar el genocidio nazi, por los motivos apuntados, como para denunciar el genocidio rohingya, al que se le presta incluso menos atención que al primero. Con una salvedad: está sucediendo ahora, en estos momentos, mientras lee estas líneas.

Pensaba explicar en la presente entrada la historia de la canción, y me dije: ahora parecerá que soy yo el que ha plagiado al tipo este. Y de ahí todo este rollo. Para que no haya dudas, mi entrada de Música de Comedia y Cabaret fue publicada el 24 de febrero de 2013. El vídeo del tal Porcar el 9 de junio de 2018.

En fin. Ya poco más puedo decir. Tal vez que la canción se inspira en el tema “Coro a bocca chiusa”, de la ópera de Puccini Madame Butterfly. También que Rina Ketty –suya es la versión que suena– la grabó por primera vez en 1938. Nacida en Sarzana (Italia) en 1911, marchó a París en 1930 movida por sus inquietudes artísticas. Su acento gustó, y en el periodo comprendido entre las dos guerras mundiales –gracias sobre todo a J’attendrai– se convirtió en una popular cantante que llenaba los cabarets y salas donde actuaba.

¡Ah! No acaba aquí la cosa. Los subtítulos de la letra de la canción que figuran en vídeo del plagiador no son correctos. Reproducen una traducción que hice en la mencionada entrada a modo de resumen de lo que la letra dice en su integridad. Ahora sí está bien. En mi vídeo, quiero decir.

El pueblo rohingya

Esperaré día y noche, esperaré siempre tu regreso. Esperaré, porque el pájaro que escapó siempre regresa a buscar lo que olvidó en su nido. El tiempo pasa y corre; afligiendo todavía más mi triste corazón. Creo escuchar tus pasos. El viento me trae sonidos lejanos. Mirando la puerta, intento oír en vano. Desgraciadamente, nada escucho, nada sucede, dice la letra de J’attendrai, parte de ella.

A los rohingya solo les queda esperar lo que otros decidan por ellos. Los rohingya son un pueblo sometido a un genocidio sistemático en medio de la indiferencia general y la mezquindad política y moral de gobiernos e instituciones, a lo que hay que añadir, como consecuencia de lo dicho, una escasa cobertura mediática, la mayoría de las veces imprecisa e inexacta.

El pueblo rohingya ha tenido la desgracia de ser originarios de la región fronteriza entre Bangladesh y Birmania, una zona cuyo suelo posee una gran riqueza mineral apenas sin explotar. Estos dos aspectos los han abocado a ser objeto de una metódica persecución que ha derivado en una limpieza étnica y un desplazamiento de forzoso de cientos de millares de personas.

Ya son más de 40 años los que los rohingyas llevan huyendo de Myanmar para refugiarse en Bangladesh. Se estima que la población rohingya es de unos dos millones de personas, de las cuales 1,1 millones viven discriminadas en el estado de Rakhine o Arakan, en el oeste de Myanmar(la antigua Birmania). También –como resultado de la diáspora de los últimos años– hay comunidades numerosas en Bangladesh, Arabia Saudí, Pakistán, Malasia y Tailandia.

Tras independizarse de Gran Bretaña en 1948, el nuevo Estado, dominado por la mayoría budista de etnia birmana, rechazó el reconocimiento de los rohingya, que fueron sometidos a continuadas persecuciones, situación que se mantuvo sin cambios sustanciales los años de dictadura militar (1962-1988 y 1990-2012) y favoreció las sucesivas oleadas de emigración. A pesar de la transición a un régimen ‘democrático’ iniciada en 2011, los enfrentamientos resurgieron en 2012.

Entre 2012 y 2015, más de 112.000 rohingya huyeron, en gran parte en barco a Malasia. En octubre de 2016 se intensificó la represión por parte de los militares de Myanmar y se produjo un éxodo de 87.000 rohingya a Bangladesh. En agosto de 2017 los militares respondieron a una supuesta provocación con lo que describen como ‘operaciones de limpieza’. Asesinaron a más de 25.000 civiles, incendiaron pueblos y obligaron a cerca de un millón a abandonar sus viviendas y huir hacia Bangladesh.

En noviembre de 2017 los gobiernos de Bangladesh y Birmania llegaron a un acuerdo para la repatriación de los rohingyas a partir de enero de 2018, pero ninguno volvió ante la falta de seguridad de que el gobierno birmano respetara sus derechos.

El temor se vio confirmado cuando se conoció la decisión del gobierno birmano de construir una valla en la frontera con Bangladesh.

Se estima que en la actualidad permanecen en Birmania entre 400 y 500 mil rohingyas. Cerca de un millón se encuentran hacinados en diferentes campos de refugiados en Bangladesh en condiciones infrahumanas entre la indiferencia general y la visible invisibilidad.

El genocidio rohingya ha ocasionado alrededor de 725.000 desplazados por la violencia y 25.000 muertos. Se les sigue negando la ciudadanía, la libre circulación, el acceso a la atención médica y la educación.

¿Hasta cuándo seguirán así?

¿Hasta que no quede ni uno?

Contigo aprendí

Galería

Contigo aprendí que existen nuevas y mejores emociones. Contigo aprendí a conocer un mundo nuevo de ilusiones. Aprendí que la semana tiene más de siete días, a hacer mayores mis contadas alegrías y a ser dichoso yo contigo lo aprendí.

Contigo aprendí (1967) es uno de los boleros más conocidos y recordados del cantautor, músico, compositor y productor musical mexicano Armando Manzanero (1935), el último gran creador de boleros. Ya de por sí romántico, apasionado, conmovedor, la versión de la cantante brasileña Simone (1949) intensifica aún más estas emociones.  

Las imágenes del vídeo corresponden a diversas secuencias de la película Belleza robada (1996, Stealing Beauty), dirigida por Bernardo Bertolucci.