Gaîté Parisienne

Galería

Para la confección de este vídeo he seleccionado 138 imágenes del París de la Belle Époque, del ambiente y de sus cabarets sobre todo. Creo que todas ellas son identificables, pero si tiene alguna duda o siente curiosidad sobre cualquier aspecto de las que se muestran puede consultármelo y, si lo sé, le responderé gustosamente.

En 1937, un joven compositor llamado Manuel Rosenthal recibió el encargo de componer la partitura para un ballet basado en la obra de Jacques Offenbach que llevaría por título Gâité Parisienne. Por entonces, Rosenthal era director asociado de la Orquesta Nacional de Francia y, si bien ya había estrenado alguna obra como compositor y ganado en 1928 el premio Blumenthal, no era demasiado conocido.

La idea de crear dicha obra se debió al coreógrafo y bailarín Léonide Massine, responsable desde 1932 de las coreografías de los Ballets Rusos de Montecarlo. La partitura se encargó primero a Roger Désormière, prestigioso compositor y director que finalmente declinó la oferta. Fue el propio Désormière quien propuso a Rosenthal, su amigo, aduciendo entre otras razones que este ya había compuesto la suite Offenbachiana a partir de temas de Offenbach. Nadie, pues, mejor que él para tal tarea.

Rosenthal se puso manos a la obra y en poco tiempo tenía lista la partitura. Para su composición tomó como base argumental la opereta La vie parisienne y hábilmente enlazó conocidos números musicales de otras operetas de Offenbach, como Orfeo en los infiernosLa bella Elena o La Périchole y otras menos conocidas, hasta un total de siete. Sin embargo, cuando Massine escuchó la partitura no le gustó nada y propuso que otro se hiciera cargo de la misma. Tras la mediación de Ígor Stravinski, no obstante, cedió. Stravinski creía en Rosenthal y estaba convencido de que la obra sería un gran éxito. No se equivocó. Gâité es un vocablo francés que significa alegría, y eso es lo que transmite el ballet –que finalmente se estrenó el 5 de abril de 1938–, esa alegría parisina tan propia de los tiempos de Offenbach que caracterizaba la desenfadada sociedad de la época (la burguesía, precisemos; los obreros pocas alegrías tenían).

Si los hijos de puta volaran nunca veríamos el sol

Galería

Si els fills de puta volessin no veuríem mai el sol (Si los hijos de puta volaran nunca veríamos el sol) es una canción que compuso (música y letra) Quico Pi de la Serra y grabó por primera vez en el disco A Madrid (1977).

Hoy, desde luego, no vuelan, maldita sea. Desconozco que tiempo hará donde sea que viva quien lea esto, pero aquí en El Cabanyal (Valencia) luce un sol espléndido. Y es que hoy, al haberse levantado el estado de alarma, habrán utilizado el coche para ir a sus segundas residencias o vete a saber qué otra chuminada de esas a las que tan aficionados son. En fin, casi mejor que así sea, pues la mayoría se dedican a joder a los demás con sus negocios, su politiqueo y demás tropelías con las que llenan su inútil existencia. Además, su caza está prohibida, pues hoy en día a la gentuza se la llama gente de bien.

He traducido al español la interpretación que de la Si els fills de puta volessin no veuríem mai el sol hizo el cantautor catalán durante un concierto que dio en la sala Luz de Gas de Barcelona el 6 de noviembre de 2012 para celebrar sus 70 años y un día y que luego fue emitido por El 33 (Televisió de Catalunya).

Que la vida sea amable con todos ustedes. Bueno, con casi todos, que tampoco es cuestión de exagerar.