Los gavilanes

Galería

Pues ya he conseguido volver a subir el vídeo que, como comentaba ayer y por las razones que aducía, parece ser el causante de que Vimeo tomara la decisión de eliminar mi cuenta. Lo he hecho en otra plataforma, Gorf Tube, que me ha descubierto el compañero Eulalio, lo que le agradezco muy sinceramente.

Se trata, como habrán visto, de Los gavilanes. La canción es de Kojón Prieto y los Huajolotes, “un grupo musical de los 90 surgido en Pamplona (Navarra) y con un estilo peculiar llamado naparmex que mezclaba letras socialmente comprometidas y festivas con la música mexicana, especialmente la norteña. Su líder, Marco Antonio Sanz de Acedo, conocido como Eskroto y Gavilán, había formado parte del grupo Tijuana in Blue. Otro de sus miembros fue Antonio de la Cuesta, Toñín, que más tarde iniciaría una carrera en solitario bajo el nombre de Tonino Carotone” (Wikipedia). En cuanto a las imágenes, son fragmentos de noticiarios televisivos en las que se ve a jóvenes (la mayoría con el rostro cubierto) enfrentándose a la policía, arrojándoles cocteles molotov, rompiendo lunas de bancos, rompiendo cajeros automáticos… En fin, nada que no sea frecuente ver en programas informativos.

Tarda bastante en cargarse, pero confío en que se pueda ver. Si no es así, les agradecería que me lo comunicaran, pues igual he hecho algo mal. En tal caso, trataré de solucionarlo.

¿Cómo va a existir si lo habéis eliminado al igual que mi cuenta?

Galería

Esta nota se lee ahora cinco veces en mi blog, cinco veces que corresponden a cinco videos que tenía publicados en Vimeo y han sido eliminados por los responsables de los contenidos de dicha plataforma: Los gavilanes, My Heart Belongs to Daddy, El orden natural de las cosas (Network) y An allem sind die Juden schuld (dos versiones).

Y no solo estos cinco, también mi cuenta y los demás vídeos que había subido. Me enterado de casualidad, buscando hace unos días otra cosa en el blog, pues no recibí ninguna notificación suya sobre tal medida. Afortunadamente no eran muchos, trece, pues solo usaba Vimeo para alojar aquellos vídeos que no podía subir a YouTube por problemas de copyright o porque ya me habían censurado el que hice con la canción de Friedrich Holländer An allem sind die Juden schuld (Los judíos tienen la culpa de todo) por infringir “nuestra política sobre incitación al odio”.

Tras el desatino que supone calificar de incitación al odio un vídeo con una canción de Holländer –uno de los mejores compositores de la época dorada del cabaret berlinés, judío, que, en marzo de 1933, con el nacionalismo en pleno apogeo, se vio obligado a huir, exiliándose en Estados Unidos, donde continuó su carrera en el cine– acompañada de fragmentos de filmaciones de la época sobre el genocidio nazi, pensé en ‘pasarme’ a Vimeo. Mas Vimeo solo permite subir vídeos de forma gratuita con un límite de 500 megas semanales y son muchos mis vídeos que uno solo ya supera los 500 megas. Si quieres más has de pagar. Y por eso no lo hice. Menos mal.

¿Por qué habrán cerrado mi cuenta? ¿Cuál es el vídeo ‘responsable’? Ni pajolera idea, pues esta es cuanta información tengo:

No obstante, estoy convencido de que se trata de Los gavilanes, el último que subí. La ‘pista’ me la ha dado este ver el siguiente texto:

¿Qué decía la canción de Kojón Prieto y los Huajolotes, álbum ¡Salud, cabrones!?

Camino a las alturas se ven los gavilanes.

Se pierden en las nubes y se acercan al sol.

Regresan pensativos mirando al infinito,

no saben si en la lucha alguno se quedó.

Según sus propias leyes aplican la justicia,

poniendo por delante su noble corazón.

Las garras afiladas, ya prontas al ataque,

esperan el momento para entrar en acción.

¡Vuelen, vuelen, gavilanes,

a pelear por la razón!

No es vergüenza ser bandido

si se roba al que es ladrón.

¡Vuelen, vuelen gavilanes

y no dejen de pelear!

Que la suerte de los pobres

en sus manos va a quedar.

Que prendan las hogueras detrás de la cascada,

que todas las estrellas comiencen a brillar,

Que suenen las guitarras y canten sus recuerdos,

que al fin los gavilanes también saben amar.

Que venga el centinela y también que se divierta,

que estemos todos juntos, mañana Dios dirá.

Y cuando el sol se asome y acabe con la noche,

Entonces, gavilanes, ya es hora de pelear.

¡Vuelen, vuelen gavilanes,

a pelear por la razón!

No es vergüenza ser bandido

si se roba al que es ladrón.

¡Vuelen, vuelen gavilanes

y no dejen de pelear!

Que la suerte de los pobres

en sus manos va a quedar.

En cuanto a las imágenes eran fragmentos de noticiarios televisivos en las que se veía a jóvenes (la mayoría con el rostro cubierto) enfrentándose a la policía, arrojándoles cocteles molotov (alguno de los cuales impactaban contra sus lecheras), rompiendo lunas de bancos, rompiendo cajeros automáticos… En fin, nada que no sea frecuente ver en programas informativos.

¿Recuerdan la nota anterior? ¿Recuerdan que preguntan ‘¿En qué podemos ayudarte?’ y acto seguido ‘Preguntas jurídicas / denunciar una infracción’? Pues por aquí creo que van los tiros. Lo cierto es que cuando lo publiqué algo de esto me temía, por eso ni se me ocurrió subirlo a YouTube. Total: que algún (o alguna) comehostias, alguna ‘mente biempensante’ (es decir, carente de pensamiento propio), denunció ‘una infracción’. La verdad es que lo tenía a huevo para tocarme los míos.

No pienso recurrir la decisión. Ya sé el resultado, ya me pasó con YouTube. Me gustaría volverlos a publicar, ¿pero dónde? En fin, si alguien conoce otra plataforma menos ‘puntillosa’ y me lo hace saber le estaré muy agradecido.

Que pasen un buen domingo.