Coppélia

Galería
coppc3a9lia

Natalia Osipova en ‘Coppélia’ / Fotografía de Marc Haegerman-The New York Times.

Coppélia es un ballet, entre sentimental y cómico, que posee un encanto irresistible. No creo que haya quien lo haya visto o simplemente haya escuchado su música –mucho mejor lo primero, obviamente– y diga que no le gusta. No creo, aunque vete a saber. Como dice la paremia, para gustos los colores.

Nos cuenta la historia del Doctor Coppélius, un viejecito juguetero un tanto misterioso que construye juguetes autómatas, entre ellos una muñeca animada llamada Coppélia, que parece dotada de vida, de la que se enamora un joven llamado Franz. Su novia, Swanilda, una muchacha aldeana, logra acceder al gabinete de Coppélius y descubre el misterio de esa muchacha que está siempre sentada frente a la ventana con un libro en sus manos y saluda maquinalmente a su novio. Es así que el preciado secreto del Doctor Coppélius deja de serlo. Swanilda se hace pasar por la muñeca, con lo que esta cobra vida, y el Doctor Coppélius cae en el ardid. Finalmente, ella le pedirá perdón por tamaña osadía y Franz y Swanilda se casarán en medio de una gran fiesta popular.

Coppélia está basado en una tétrica historia de E.T.A. Hoffmann (El hombre de arena, 1815). Este ballet-pantomima en dos actos y tres escenas se estrenó en el Teatro Imperial de la Opera de la Rue Le Peletier de París el 25 de mayo de 1870 en presencia del emperador Napoleón III. El libreto es original de Charles Nuitter y Arthur Saint-Léon, y la música de Léo Delibes, quienes sitúan la acción en una pequeña y típica aldea alemana. “Nuitter, archivero de la Opera y conocedor de los entresijos del ballet, no quiso trasladar al guión del ballet Coppélia todos los detalles morbosos del cuento de Hoffmann, un universo tenebroso donde un personaje de tintes satánicos, Coppélius, no se priva de extraerle los ojos de los vivos para trasladarlos a los muñecos autómatas que construía y así pasarles el aliento de la vida. Nuitter prefiere hacerle pasar por un vejete un poco alocado y excéntrico, avaro por más señas, que construye hermosos y entretenidos mecanismos. También traslada la acción a la región de Galizia, ideal para un ballet por su profusión de mazurkas y czardas endiabladas de vertiginosas dificultades y de ritmos vivos” (Roger Salas, “Una ‘Coppélia’ de tradición”, El País, 30 de enero de 2014).

Rudolf Nureyev, que bailó muchas veces esta obra, decía que Coppélia “puede ser infantil, pero no estúpida”. Y esta es –sigue diciendo Salas– otra clave de su interés actual: “no hay arbitrariedad en su historia, salvo que los autómatas han pasado de moda como juguete infantil, sustituidos por las consolas electrónicas”.

Conocen Coppélia, imagino. Si así es, supongo que estarán de acuerdo conmigo cuando digo que es una delicia que se disfruta con todos los sentidos. ¿No? Vean los vídeos que siguen y me darán la razón. Por todo esto, como he dicho en otras ocasiones que he publicado alguna entrada pensando sobre todo en los niños, es obvio que estos, por su cuenta, no accederán a la misma ni llegarán a leer esto. Así, la complicidad de los adultos deviene, lógicamente, esencial. Pero, sinceramente, no creo que sea un gran sacrificio, pues seguro que disfrutarán tanto o más que ellas con Coppélia.

Y ya les dejo con la selección de los números del ballet que hemos preparado, correspondientes todos –con el fin de darle una razonable homogeneidad– a las giras del Bolshoi Ballet de 2009 y 2011, con la coreografía original de Marius Petipa, la más lograda y la más representada, en versión de Sergei Vikharev. A destacar la siempre magnífica Natalia Osipova (Coppélia), ahora bailarina principal del Royal Ballet de Londres.

Del acto primero, incluimos –en el orden en que se suceden en la representación– los números del ballet “Vals lento (2011), “Mazurca” (2011), “Balada de L’Epi” (2011) –Natalia Osipova y Vyacheslav Lopatin– y “Swanilda y sus amigas” (2011).

Al acto segundo corresponden los dos siguientes: Bolero (2009) y “Gigue” (2009). La giga (en francés: gigue) es una danza barroca alegre en compás de seis por ocho, con aire acelerado, que surgió en Irlanda e Inglaterra.

Y del tercero, y último, el conocido “Vals de las horas (2011), en el primer vídeo; “La paz” (2001), con Natalia Osipova y Vyacheslav Lopatin, “Variation, con Anna Tihomirova, y “Danza de Fiesta” (2011) –los tres en el segundo– y el galop final con que finaliza Coppélia. En este tercero, el galop comienza a partir del minuto 2:41, pues repite final del anterior.

Que les vaya bien (o lo mejor posible).

Ballet: el arte de la juventud

Galería
bayadera

Svetlana Zakharova en “La Bayadère”. Fotografía de Damir Yusupov.

“El arte del ballet es el arte de la juventud, los jóvenes son flexibles y moldeables como la cera”, declaró a El País (3 de septiembre de 2009) el famoso coreógrafo ruso Yuri Grigorovich. Y es que esta danza escénica –eso es el ballet, una danza escénica muy evolucionada y estructurada que se armoniza con la música creando un espectáculo plástico– requiere a quienes la practican unas más que notables condiciones físicas, un alto grado de especialización y una disciplina constante. Por ello se recomienda iniciarse en su aprendizaje a edad muy temprana: cinco, seis, siete, ocho años… Es evidente que el ballet es muy beneficioso para el desarrollo físico y psíquico de los niños, y así lo ven muchos padres que matriculan a sus hijos en una escuela de danza antes incluso de que terminen la etapa de educación Infantil. Ahora bien, cuando ello no es otra cosa que una actividad extraescolar más no se sabe muy bien con qué finalidad –pues a los padres eso de la danza en el fondo se la trae al pairo– o, por el contrario, estos anhelan que su hijo sea un Nuréyev o su hija una Plisétskaya, los beneficios pueden convertirse en un suplicio. De ahí que, a juicio de un servidor, deba potenciarse sobre todo el aspecto lúdico. Los niños necesitan jugar. Dejémosles que se diviertan, que sean ellos, no intentemos formar profesionales a toda costa. Démosles los medios, no se los impongamos, no les frustremos, que ya tendrán tiempo para ello. Por millones, muchos millones, se cuentan los niños que practican el fútbol y muy pocos son los que llegan ya no a ser Messi sino a vivir siquiera del mismo. Pero… !y lo bien que se lo pasan! Pues lo mismo.

Desde esta perspectiva, hemos seleccionado para la entrada de hoy varios conocidos números de famosos ballets clásicos con el deseo de que hagan las delicias de peques y adultos. Ningún niño de las edades antes mencionadas va a acceder a este blog y menos aún a leer esto, pero sí sus padres, sus tíos, sus padrinos, sus seres queridos en general. A estos, pues, más que a los niños, nos dirigimos. Para que compartan juntos bellos momentos, para que disfruten con la maestría de sus ejecutantes, su buen hacer, la maravillosa música que envuelve sus movimientos, pero teniendo siempre en cuenta que no todos pueden llegar ahí ni tienen por qué hacerlo.

Como solemos hacer, hemos ordenado los vídeos elegidos en función del año en que se estrenó la obra que registran, por lo que empezamos con dos conocidos números –aunque todos los seleccionados lo son– de Coppélia, ballet con música de Léo Delibes que se estrenó el 25 de mayo de 1870 en la Ópera de París. Son estos la mazurca del primer acto y el “Vals de las horas”, del tercero y último. Ambos corresponden a la producción de Coppélia del Bolshoi Ballet de Moscú de 2011, con la coreografía que creó Marius Petipa a finales del siglo XIX y Natalia Osipova como Swanilda.

También a Delibes se debe la música de Sylvia, que se estrenó igualmente en la Ópera de París, con coreografía de Louis Mérante, el 14 de junio de 1876. Su número más popular es, sin duda, la polca Pizzicato, que bailan los solistas del Ballet de la Ópera Estatal de Viena –en una filmación efectuada en el palacio Liechtenstein de la capital austriaca– e interpreta la Orquesta Filarmónica de Viena, dirigida por Daniel Barenboim, durante el Concierto de Año Nuevo de Viena de 2014.

La Bayadère (La bayadera) es un ballet en tres actos estrenado en el Teatro Mariinski de San Petersburgo el 23 enero de 1877 con música de Ludwig Minkus y coreografía de Marius Petipa. La escena del segundo acto “El Reino de las sombras” es el número que incluimos en un momento de la gala homenaje a Marius Petipa que la cadena de televisión ARTE France retrasmitió desde el Teatro Mariinski el 31 de diciembre de 2009. Petipa nació en Francia (en Marsella) en 1818 y emigró a Rusia, donde en 1858 fue nombrado maestro de baile del Ballet Imperial ruso. Puede que, según la edad –caso de que haya peques con ustedes viendo esto– el número les resulte demasiado largo. Si es así, para eso están las opciones de avanzar (o retroceder), que no pasa nada. La coreografía, de todos modos, es una maravilla.

Este que sigue es todo lo contrario que el anterior en cuanto a duración –no llega a los dos minutos– pero no menos fascinante. Hablamos de la “Danza de los pequeños cisnes” (Allegro moderato), del segundo acto de El lago de los cisnes, ballet que Piotr Ilich Chaikovski estrenó en el Teatro Bolshoi de Moscú en 1877, que se lo había encargado dos años antes. Posiblemente sea el más popular de la historia y es todavía uno de los más representados. Lo interpreta el Ballet de la Ópera de París en una representación de 2005.

Seguimos con Chaikovski, con El cascanueces, un ballet –o cuento de hadas-ballet– cuya música compuso también por encargo del director de los Teatros Imperiales de Rusia en 1891 y se estrenó en 1892 en los días previos a las Navidades (el 18 de diciembre). Es uno de los ballets recurrentes de la época navideña. Del mismo vemos el famoso número del segundo acto “Vals de las flores” y la no menos conocida “Danza del hada de azúcar”, penúltimo número antes del final. Ambos, con coreografía Petipa, los interpreta el Bolshoi Ballet; el primero durante una presentación en el Royal Opera House de Londres en 2012, el segundo, con Nina Kaptsova, en otra representación anterior que tuvo lugar en Moscú en 2010.

Habrán observado que todos los números que hemos visto hasta ahora pertenecen al periodo musical del Romanticismo, la época dorada del ballet clásico. Cerramos la entrada, sin embargo, con uno que estrenó el Ballet Kirov en Perm (Rusia) el 9 de diciembre de 1942. Nos referimos a Gayanéh, ballet en cuatro actos con música de Aram Jachaturián y coreografía de Nina Anísimova. La partitura fue revisada en 1952 y en 1957, con un nuevo libreto. De esta última versión es la famosa “Danza del sable”, movimiento del acto final, que vemos por el Ballet Mariinski, como pasó a denominarse el Kirov tras el derrumbe de la Unión Soviética. Anteriormente, en la época zarista, era conocido con el nombre de Ballet Imperial. No obstante, Gayanéh conserva –a pesar de las innovaciones musicales– ese nacionalismo musical tan propio del periodo romántico. El momento que recoge el vídeo corresponde a una representación del ballet en el mismo Teatro Mariinski en 2014.

Que pasen un buen día.