Reflexión

Galería

0_K

Hoy, dicen, es jornada de reflexión. Pues nada, a reflexionar. Si te acuerdas aún de qué es eso de reflexionar (pensar atenta y detenidamente sobre algo). Si te acuerdas aún de qué es eso de pensar.

Yo sé que poco, que nada, va a influir este vídeo en tu decisión. Sé que pierdo el tiempo. Desde que empecé a hacerlo lo sabía, y me resistía a terminarlo. Pero, como decía Zaratustra, “es difícil vivir entre los hombres porque ¡resulta tan difícil guardar silencio!”. Y aquí estoy, a estas horas de un magnífico día soleado, frente al ordenador, terminándolo. Tú no sé. Reflexionando, supongo. Y como tú infinidad de ‘virtuosos’, entre ellos quienes esperan recibir tu voto, aquellos que sentados en su ciénaga dicen: ‘No mordemos a nadie, huimos de los que muerden, y opinamos de todo como nos dictan’. (Friedrich Nietzsche: ‘Así habló Zaratustra’).

La música que acompaña al vídeo –producto de imágenes de otros vídeos que he procurado fuesen todos de este año– y mancillo usándola aquí, es la preciosa Pequeña Czarda que compuso el excelente compositor y músico saxofonista de jazz Pedro Iturralde (Falces, Navarra, 1929) cuando tenía solo veinte años.

Interpreta la Pequeña Czarda la Stanisław Moniuszko School of Music (Academia de Música Stanislaw Moniuszko) de Gdansk. Grabación efectuada en la Sala de conciertos de la Akademia Filmu i Telewizji (Academia de cine y televisión) de Varsovia el 1 de marzo de 2018.

El arte del gran timo

Galería

Sin título

El progreso –eso que llaman progreso desde una visión unidireccional de la historia– lejos de hacernos más libres, nos ha esclavizado cada vez más. Día a día aumenta la infelicidad, es el infortunio de un existir vacuo, ajeno y extraño a las voluntades, disfrazado de metáforas y alegorías, un mundo de ilusión, que no ilusionante, de imágenes perfectamente encuadradas sobre selección previa de sus distintas maneras de ser representada. No somos por nosotros mismos, no existimos más allá de la consideración de los demás. No nos juzgamos a nosotros en cuanto lo que somos, sino a los semejantes en la medida de lo que somos, de nuestras insatisfacciones e intereses. Es en el desorden que se toma por orden y en la desigualdad en tanto que consecuencia ineludible y necesaria de las reglas del juego económico que sentimos reconocer otros semejantes y, lo más importante, el ánimo se reconforta al ver que la situación de muchos es peor que la nuestra. En ese momento creemos no formar parte de los más, de aquellos que saben, aunque no siempre lo quieran reconocer, que el destino reservado a todos ellos es el mismo: conformarse si no quieren ser tachados de agitadores, resignarse a lo que la suerte les ha deparado o ser excluidos, cuando no destruidos, por antisociales, locos, violentos o subversivos, pues únicamente han de tener por horizonte ser sumisos, obedientes, han de acatar –es por su bien– las decisiones de quienes hacen y deshacen, delegando sus acciones en los representantes de un pasado reinventado bajo la forma de la apariencia y el espectáculo, los especialistas en hacer real lo ficticio mediante lo que ellos llaman política, los encargados de hacer que se respete una realidad despreciable que dicen representar en instituciones cuyo prestigio viene definido por su mayor o menor servilismo hacia los definidores, los que nos dicen qué es lo permitido, pero no lo posible, los inventores de la falsa contestación, del silencio, la inacción, los que aseguran la vida organizada, fragmentada, los perpetuadores de la tradicional división del mundo entre puteadores y puteados.

Para hacer “aceptable el engaño político que se cobija bajo el nombre de democracia, y que pase el otro engaño llamado sufragio universal, se sustituyeron las palabras amo y esclavo, señor y siervo, por estas otras más dulces y pasaderas: capitalista y obrero”, escribía Anselmo Lorenzo en 1903 (Criterio libertario). Es así, añadía, que “corporaciones e individuos han hecho condición de vida de su servidumbre al privilegio”, hasta el punto que “el Congreso se ha convertido en el monopolio de los políticos de oficio, es decir, de los ambiciosos, de los charlatanes, de los inhábiles para toda otra profesión”, o que cuanto menos no han mostrado su habilidad para ejercer otra. Tal vez porque “mientras que para ejercer una profesión cualquiera se necesita cuando menos un aprendizaje y para las de carácter más elevado se exige un título que acredite la capacidad del profesor, para legislar no se necesita más que la sans-façon del candidato y el voto del elector o el pucherazo del cacique”.

Para rematar la farsa se disfraza este de igualdad ante la ley (todos votamos, todos decidimos), algo que –sigo con Lorenzo– “es imposible por ilegal, por punible; la ley es insostenible por anacrónica; la grandeza del hombre no cabe en la pequeñez de la ley, y por añadidura tenemos la incapacidad profesional de los legisladores”. La igualdad ante la ley no es otra cosa que “un señuelo, una trampa democrático-burguesa para cazar incautos, o lo que es lo mismo, electores, progresistas platónicos, sumisos a la explotación, y, sobre todo, para convertir en cómplices a las mismas víctimas de la iniquidad, que es lo más refinado en el arte del gran timo, del arte de engañar a la multitud”.

28-A (con A de ABSTENCIÓN)

Galería

Cap

Izquierda, derecha, adelante, atrás… Adelante, atrás… Atrás, atrás… Un, dos, tres… Y vuelta a empezar.

No te degrades. No votes.

Fraude, vileza, calumnia, hipocresía, mentira, todo el cieno que yace en el fondo de la bestia humana; he ahí el hermoso espectáculo que nos ofrece un país civilizado cuando llega un periodo electoral. Así es y será mientras haya elecciones para elegir amos.

Las Cortes son siempre inferiores al término medio del país, no solo en conciencia sino en inteligencia. Un país culto se rebaja con su representación. Si sus propósitos fueran estar representado por imbéciles y malos sujetos no estaría más acertado en la elección.

Piotr Kropotkin: Palabras de un rebelde (París 1885)