Covid-19: “El mundo después de la pandemia”. Un artículo ofensivo según Facebook

Galería

Tras leer el artículo El mundo después de la pandemia, escrito por Thierry Meyssan y publicado en Red Voltaire el pasado 17 de marzo, decido compartirlo en Facebook. Me parece sumamente interesante. “Tu publicación no se ha podido compartir porque el enlace infringe nuestras Normas comunitarias. Si crees que esto no infringe nuestras Normas comunitarias, comunícanoslo”, me dice el Facebook de los cojones. Para el caso que vais a hacer…, pienso, y lo intento de nuevo copiando y pegando el enlace. “Tu mensaje no se ha podido enviar porque incluye contenido que otras personas de Facenook han denunciado como ofensivo”, dice ahora. ¿Ofensivo? No salgo de mi asombro, aunque creo adivinar por dónde van los tiros. A mi juicio es un artículo que no tiene desperdicio. Entresaco algunas de las cosas que dice Meyssan y a ver si alguien ve la ofensa por algún lado. Si prefieren leerlo directamente pulsen AQUÍ.

El brusco cierre de las fronteras y, en muchos países, el cierre también de las escuelas, las ‎universidades, las empresas y los servicios públicos, así como la prohibición de festividades, ‎conmemoraciones y otras actividades colectivas, modifican profundamente las sociedades, que, ‎en unos meses, ya no serán lo que fueron antes de la pandemia.

La lucha contra la pandemia de coronavirus vino a recordarnos abruptamente que los Estados ‎están ahí para proteger a sus ciudadanos. En el mundo postcoronavirus, las «ONGs sin fronteras» ‎tendrían por ende que ir desapareciendo y los partidarios del liberalismo político tendrían que recordar que ‎sin Estado «el hombre es el lobo del hombre», según la fórmula del filósofo británico Thomas ‎Hobbes (1588-1679). Por ejemplo, la Corte Penal Internacional (CJI) acabaría siendo algo absurdo ‎a la luz del Derecho Internacional.

La lucha contra la pandemia ha venido a recordarnos que el interés general puede justificar la ‎imposición de límites a cualquier actividad humana. ‎

Esa ignorancia resulta muy útil a los grandes laboratorios occidentales, entregados a una ‎competencia desenfrenada en el sector de las vacunas y las ventas de medicamentos. Sucede ‎exactamente lo mismo que en los años 1980. En aquella época, una epidemia de ‘neumonía de ‎los gays’, identificada como SIDA en 1983, provocaba una hecatombe entre los homosexuales ‎de San Francisco y Nueva York. Cuando la enfermedad llegó a Europa, el entonces ‎primer ministro de Francia, Laurent Fabius, retrasó el uso del test de diagnóstico elaborado en ‎Estados Unidos para que el Instituto Pasteur tuviera tiempo de elaborar y patentar un test ‎francés. Estaban en juego ganancias ascendentes a miles de millones de dólares… que costaron ‎miles de fallecimientos innecesarios.

La epidemia de histeria que acompaña la expansión del coronavirus está desviando la atención de ‎la actualidad política. Cuando esta se termine y los pueblos recuperen el sosiego, el mundo será ‎quizás muy diferente.

¿Ofensa? ¿No seguir el camino marcado es una ofensa? Y mejor ya me callo.