Malditos socialistas (y asimilables)

Galería

Llevaba unos días sin publicar y no pensaba hacerlo hasta mañana para hablar del asesinato de los Rosenberg (19 de junio de 1953). No me apetece. Estoy tan cabreado con todo lo que está sucediendo en el mundo, en esta mierda de mundo, que se me van las ganas de comentar absolutamente nada de eso que llaman actualidad y yo prefiero llamar, por el tratamiento que le dan, cacactualidad. Así que me dedico a escribir un relato que trato de convertir en novela breve y a confeccionar videos, que me sigue gustando.
De ese modo, en una especie de universo paralelo, sobrevivo. Pero, como dice el refrán, poco dura la alegría en casa del pobre. Esta mañana me han hecho la declaración de la renta de 2019 y me he puesto de muy mala hostia, muy mala. No tengo otros ingresos que los de mi pensión. Cobro la máxima y me aplican una retención de casi el 20%. Computados como rendimiento de trabajo, el importe íntegro de lo que he cobrado durante 2019 es de 35.877 euros, de los que me habían retenido 7.874. Vivo de alquiler, aunque tengo una casa en el pueblo cuyo valor catastral es de 28.000 euros. Y ya está. No tengo nada más. Pues bien. Me dice la persona al teléfono que este año me sale a pagar 1.080 euros. ¿Qué?, exclamo, y pregunto cómo es posible. Me dice que se debe a que el año pasado rescaté un fondo de pensiones de 3.300 euros. ¿Y de esa mierda de plan he de pagar tal cantidad? Es lo que me sale, me responde. Pues no me da la gana, que roben a otros que tienen más. Si usted no quiere no pasa nada, cierro el expediente, dice el hombre. ¿Y qué pasará? Pues que va a pasar, no hace falta que me responda, que me embargarán y, encima, me harán pagar una cuantiosa multa. Nada, pues. Adelante. Pero antes, y ya que está siendo grabada la conversación, calle un momento y déjeme decir unas cuantas cosas. Malditos, y malditas; cabrones, y cabronas; hijos de puta e hijas de puta… Y más improperios algunos con destinatario, he dejado registrados, pues me habían indicado que la conversación iba a ser grabada. También la invitación a que me multen. Ni será la primera ni la última vez que lo hagan. Y a mucha honra.
¿Cómo es posible que porcentualmente pague más yo, mucho más, que el tal Amancio Ortega y demás compinches del Ibex 35? Y más, también mucho más, que las grandes compañías multinacionales. Bueno, sí. Claro que es posible.
En su libro Comentarios sobre la sociedad del espectáculo, (1988) escribía Guy Debord: “La fusión económico-estatal es la tendencia más acusada de este siglo y se ha convertido, como mínimo, en el motor más reciente del desarrollo económico. La alianza defensiva y ofensiva pactada por el poder de la economía y el Estado, les ha asegurado a ambos los mayores beneficios en todos los terrenos: puede decirse que cada uno de ellos posee al otro; es absurdo oponerlos o distinguir sus razones y despropósitos”. Instalados en los puestos de poder, simples matices separan unos de otros. Ahora en España hay un gobierno de coalición que forman el Partido Socialista Obrero Español y Unidas Podemos. Los primeros actúan como han hecho siempre, como recita Chicho Sánchez Ferlosio en su pieza del Romancero de Durruti “Malditos socialistas”: Que el mundo va a cambiar, nos dicen… […] Menudos demagogos, con sus perros de presa, / jugando como siempre / al palo y la promesa. / Malditos socialistas vendidos al patrón, / jugando con nosotros al gato y el ratón. / Nos habéis traicionado sin ninguna vergüenza […]. Los segundos les siguen el juego y deberían ser un poco más honestos y pasar a llamarse Ni Unidos ni Unidas: No Podemos. Esto no hace buenos a los de derecha. ¡Faltaría más! Solo pone de manifiesto que, como en la copla, “ni contigo ni sin ti tienen sus males remedio”.
En esta vida he conocido bastante gente del PSOE y algunos de ellos han sido buenos amigos, desde ministros a militantes de base. La mayoría, una vez entraron en política, ya nunca dejaron de vivir de ella. El mismo Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, sin ir más lejos. Lo conocí en sus inicios, tenía su despacho en el Palau de la Generalitat, cerca del mío, el mismo al que venía a llamar por teléfono Cipriá Ciscar para preparar (confabular) los comités nacionales del PSPV-PSOE. Al fin y al cabo, era un “teléfono público”, ¿no? Podría contar muchas cosas, muchas más, algunas hasta delictivas (ya prescritas), y hablar de muchos más, pero no vale la pena.
Vergüenza me daría ser del PSOE, aunque fuese un simple militante de base. Vergüenza también pertenecer a Unidas Podemos y similares (Compromís, por ejemplo). También podría decir muchas cosas de estos. Tampoco vale la pena. En cuanto al resto de partidos del espectro político [recuerden que espectro puede significar fantasma] no hay opción posible.
Y ya. Lo dejo. No se me ha pasado la mala hostia, pero me vuelvo a mi universo paralelo, a seguir con un vídeo que estoy haciendo sobre la Belle Époque. Y a abrir una botella de un buen vino blanco. Una cosa es estar de mala hostia y otra estar disgustado. Y esto último ni por asomo. Me considero un amante de los placeres, incluyendo entre ellos el de ayudar a los demás, que también es placentero. “Buscar en mí la felicidad de los otros, mi dignidad personal en la dignidad de los que me rodean, ser libre en la libertad de los otros, tal es todo mi credo, la aspiración de toda mi vida”, escribió Bakunin.
En fin… Hasta en un Estado bélico y esclavista como los EEUU de Thoreau se podía ejercer la libertad individual mejor que ahora. Thoreau rechazó pagar durante seis años los impuestos debido a su oposición a la guerra mexicano-americana y a la esclavitud y fue encarcelado. Yo no quiero pagar. Que me encarcelen. No quiero pagar a quienes van a utilizar mi dinero para seguir manteniendo esa alianza entre la economía del capital y del Estado. Imposible. Es obligatorio tener cuenta en un banco.

32 comentarios en “Malditos socialistas (y asimilables)

  1. Desde aquí, aunque no sirva para nada, mi solidaridad contigo. El robo de Estado al ciudadano que trata de cumplir, es universal. A mí hace muchísimos años, como no podía pagar completos los impuestos, los fraccione y al tiempo quedé sin dinero, ni trabajo… Cuando fui a fraccionar nuevamente, porque quería ir pagando, me dijeron que no podía volver a fraccionar porque no había cumplido con pagar y que tenía que pagar el monto completo, más multas. Le dije que no podía pagarlo todo de golpe y me dijo que no había otra solución. Entonces le dije: “¿Y si me muero, a quién le cobran…?” Me respondió que cómo era eso de morirme, si él me veía muy bien… Eché para un lado la cabeza, cerré los ojos y le dije:¡Poc…, Así! “Me fui y desde ese entonces no tengo cuenta bancaria, ni tengo nada a mi nombre, porque en realidad no lo tengo. Después me dio el 4to. Infarto al corazón y los 3 al cerebro. Pero sigo aquí, no cobraron nada y si me reventaron la vida, es verdad, pero ningún hijo de su madre, porque las putas no los reconocen, se festino el dinero. Parece una mala telenovela, pero es lo que ocurrió, tal vez hace 30 o 35 años…
    Manolo.
    ✌️

    Le gusta a 1 persona

    • Joder, tocayo, vaya putada. Y vaya hijos de puta. No tengo palabras. Bueno, sí, muchas, a cuál peor. Me indigna que cosas así se puedan dar (yo también he tenido un infarto por estrés emocional: síndrome del corazón roto) y los causantes queden impunes.
      A mí no me es posible estar sin cuenta bancaria. Si no la tienes, no cobras la pensión.
      Mis mejores deseos y mi solidaridad. Un abrazo, amigo.
      Manolo.

      Me gusta

  2. Al Sr. Ortega con tanta -y aireada- donación igual le sale a devolver y todo y, ya ves, tú, con un plan de pensiones para andar en pantuflas, casi un mes de sueldo para el Estado, al que no revierte ni el polvo de tantos y tantas con abultadísimas cuentas. Y, luego, Hacienda somos todos

    (Pero no nos dejes sin tu artículo sobre los Rosenberg, hombre, que tengo interés en conocer cómo lo enfocas).

    Salud .

    Le gusta a 2 personas

  3. Siento contradecirte solidaria y amablemente. Solidariamente porque los palos de Hacienda sientan muy mal; amablemente porque comprendo que estés de mala hostia: yo también me pongo así. Pero en cuanto a los impuestos, a mí no me molesta su existencia como tales si van a parar a buenos servicios públicos. Quizá sea porque hace tiempo dejé de creer en la predisposición del ser humano para el apoyo mutuo, pareciera que Hobbes gana la partida; hombre, me queda un rescoldo senil de la fogosa juventud. Pero, fíjate, son las monjitas misioneras quienes están más próximas al modelo de solidaridad libertaria, aunque en el fondo piensen, con Bakunin, en la mayor parcela de cielo que por ello les corresponderá. Un abrazo, amigo.

    Le gusta a 1 persona

    • “Si van a parar a buenos servicios públicos”. ¡Ah!, compañero, si así fuera… Pero no es el caso. ¿A qué se destina el dinero de mis impuestos? Como en los EEUU de Thoreau, a mantenernos esclavizados. Y eso sí que no.
      En cuanto a las monjitas misioneras, pues qué quieres que te diga. No se trata de caridad, sino de solidaridad. Llevo un buen rato hablando de esta cuestión con una señora que me ayuda en las tareas de casa y es testigo de Jehová. Permíteme, pues, que no siga con el tema, que estoy agotado.
      Gracias por tus palabras. Un abrazo, Alfonso.

      Me gusta

  4. Fa temps que la socialdemocràcia va renunciar a la transformació de la societat, si és que en algun moment va arribar a pretendre-ho. Ens queda aquest univers paral·lel d’una bona novel·la, un whisky de 18 anys i un canuto …
    Salut amic i que els cabrejos et durin poc.

    Le gusta a 1 persona

    • Així és, Charly: si en algun moment va arribar a pretendre-ho, cosa que dubte. Sembla que el nom de Pablo Iglesias va lligat a la defecció.
      Me’n torni a l’univers paral·lel només acabi de publicar i respondre els comentaris, l’únic habitable. Allí s’esvairan els cabreigs, tot i que si em pose a pensar amb un bon whisky de malta igual tornen. A mi m’agrada el whisky de les Highlands. Ara tinc un Lagavulin de 16 anys. També el Blue Label de Johnnie Walker i desitjaria conèixer el George V, que no he provat mai. I em pregunti: per què no he de poder gaudir d’aquests últims pel seu preu i qualsevol malparit d’aquests sí? A més, igual se’l beuen amb gel i tot. En fi…
      Gràcies pel comentari. Me’n vaig a la Belle Époque.

      Me gusta

  5. Cómo demonios llegamos hasta aquí. La putrefacción es inmensa. Nos siguen chupando abiertamente hasta el último halo de suspiro que nos queda. Permisivamente nos desayunan a bocados ,tragándose lo poco de dignidad que nos queda y lo peor es que no hay quienes nos escuchen gritar. Los responsables cuándo pagaran por sus crímenes, si la ciega justicia hasta también es sorda. Piratas, mercenarios de mierda nos siguen extirpando las entrañas con su modelo de vicios y corruptelas. ¡Cuánta indignación! Beberé un tinto para calmar la arrechera. ”Qué roben a otros que tienen más”. Solidario.

    Le gusta a 1 persona

    • Innecesaria y constante renovación tecnológica, fusión económico-estatal, secreto generalizado (omertá), falsedad sin réplica y un perpetuo presente nos definen. Ante ello, nunca hemos tenido respuesta. Como decía Pessoa, este mundo es para los que no sienten. Hemos ido delegando nuestras vidas y ya ni sentimos si quiera compasión por nosotros mismos. Cada día más miserables, el único acto decente que nos queda es la extinción.

      Le gusta a 1 persona

  6. El estado y la mafia en el fondo son la misma cosa. Pagas por teórica protección y acaban abusando de ti y chantajeándote. Solo que la mafia es más eficaz y predecible. Además, tiene código de honor, los políticos no.
    Y ni nos traiciona ni nos engaña, pues en ningún momento dice hacerlo por nuestro bien ni en nuestro nombre.
    Nos deberían de dejar elegir entre Don Corleone y los Sánchez y Casados de turno.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • En la sociedad del espectáculo ninguna fuerza organizada puede ser enemiga de lo que existe, ni transgredir la ‘omertà’ que concierne a todo. Se ha acabado con aquella inquietante concepción, que dominó durante doscientos años, según la cual una sociedad podía ser criticable y transformable, reformada o revolucionada. Y esto no se ha conseguido con la aparición de nuevos argumentos, sino simplemente porque los argumentos se han vuelta inútiles. (Debord).
      Saludos, Caito.

      Me gusta

  7. Iñaki de Villa

    Tienes suerte con ponerte de mala hostia… Yo me pongo de muy, muy mala, malisima hostia y encima me cabrean más de la cuenta. De acuerdo contigo. Para mí lo peor es cómo gastan nuestros dineros… Salud y saludos.

    Le gusta a 1 persona

  8. Ufff! Con Hacienda has topado… tuve la suerte de decirles a la cara todo eso que tu soltaste por teléfono. De eso hace ya más de diez años. En mi caso, por no comunicar mi cambio de domicilio, y no presentar la declaración correspondiente (idiota de mí, me salía negativa) me mandan una paralela al domicilio donde ya no resido. Por arte de magia la declaración negativa a mí favor se ha transformado en positiva; les debo, con multas y todo, casi 3000€. ¿Donde está el truco? Me hacen una paralela donde no tienen en cuenta mi situación familiar. Claro, no contesto porque nadie me hace llegar la notificación. Pasan cuatro años largos y yo tan feliz hasta que voy a un cajero a sacar dinero y me entero de que tengo la cuenta embargada. Lo que tú dices por teléfono es cosa de niños comparado con el show que monto en la delegación de Hacienda. (Imagina que estoy sin blanca, en proceso de divorcio que me sale por un ojo de la cara…)Me atiende una funcionaria que no me hace ni caso, que tengo que pagar o si o no. Flipo, le digo que es un error de ellos y que no pienso pagar. Me amenaza con embargarme la nómina . Le digo que si voy al banco de enfrente a robar para pagarles la deuda tengo que declarar o no el dinero robado, pues no me dan otra alternativa. La funcionaria se bloquea y sale otro funcionario a ver que estaba pasando. Un meapilas de mucho cuidado. Tras intentar razonar, verbo desconocido en esos lares, intentando que me solucionen el problema decido poner una reclamación (recurso de reposición) Mientras esta prospera me embargan la nómina, pero al final me dan la razón. Aprovecho para presentar fuera de plazo las declaraciones de los dos años posteriores que no presenté por no llegar al mínimo obligatorio. Después de todo recupero lo embargado, más los intereses, por tratarse de un error administrativo y la devolución de los ejercicios presentados fuera de plazo… total 5000€, nunca un cabreo me resultó tan provechoso.
    Espero que te recuperes bien del mal trago. Hacienda tiene unas leyes un poco absurdas. A mí este año también me sale a pagar y mi situación es compleja. Si bien el año pasado tuve tres pagadores, uno de ellos el SEPE, mis ingresos no superan el mínimo obligatorio pero me sale positiva y tengo que pagar por tener más de un pagador. A esto añádele que estoy en un ERTE y que solo he cobrado una parte de lo que me corresponde. El único favor que te dan es fraccionar el pago en dos veces. Es el problema de ganar poco y ser honrado.
    Las canciones de Chicho Sáncher Ferlosio me encantan, la de “Los solidarios” es otro buen tema.
    ¡Salud!

    Le gusta a 1 persona

    • 3.000 pagué yo el año pasado aún no sé por qué. Y poco antes 100 euros de multa a mí y 100 a mi hermana por no haber comunicado a la Generalitat Valenciana que mi madre falleció sin testamento porque nada tenía que testar. Pero es que había que decirlo. ¿Para qué? Y empiezo a enervarme, y a imaginar que tengo una recortada, y… Disculpa que no me extienda más. Otro infarto no, por mucho que el que pasé lo ocasionara algo que tiene un nombre tan poético como el de síndrome del corazón roto.
      ¡Salud!

      Le gusta a 1 persona

      • Hay que cuidar ese corazón. Te lo digo por experiencia, ya he pasado dos veces por quirófano por problemas cardíacos y aún no está del todo ajustado, así que me estoy tomado todo con bastante calma desde entonces.
        ¡Salud!

        Me gusta

  9. Ánimo, Manuel. Lo de Hacienda es así; yo creo que sobre el tema podríamos escribir unos cuantos relatos de terror. De hecho, no hay misiva más inquietante que una notificación de la Agencia Tributaria. But let’s take heart, my friend…Como dicen en mi tierra: nunca choveu que non escampara…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .