Cole Porter y el amor

Galería

A servidor de ustedes se la trae al pairo el dichoso Día de San Valentín e incluso le incomoda (hoy he tenido que hacer una larga cola en el horno porque había mucha gente comprando dulces y tartas en forma de corazón). ¡Oh el amor! ¡L’amour! ¿Qué es eso del amor? ¿Algo maravilloso, como dice la conocida canción de Cole Porter Love Is a Many-Splendored Thing? (El amor es algo maravilloso). Sin duda, pero no para todos. ¿Sobeo gratis, que decía un personaje del genial dramaturgo Lauro Olmo en su obra teatral English Spoken? También. Mas a veces no es ni una cosa ni la otra. Ni siquiera gratis, pues el amor también se compra y se vende. Por otra parte, conviene recordar que una cosa es el amor y otra el sexo. Se puede amar una puesta de sol, un dios o un lugar, por ejemplo. Porter amaba París.

El amor ha sido siempre tema recurrente en las manifestaciones artísticas. Ha actuado como motor creativo de creaciones sublimes y también de muchas cursiladas. Mas no es el caso de Porter, uno de los compositores que ha escrito buena parte de las más bellas canciones de amor, del que hoy me he acordado mientras hacía cola en el horno y he decidido dedicarle esta entrada. Lo voy a hacer sin respetar el orden cronológico de las canciones y con cinco vídeos de mi cosecha que ya publiqué en otras entradas anteriores, por lo que –como digo siempre en estos casos– si ven los videos y alguno de ellos les gusta les agradecería que, si no es mucha molestia, así lo hicieran constar en YouTube. Muchas gracias.

“Cuando llega el amor y te lleva a dar una vuelta, C’est magnifique! Cuando cada noche tu amor te abraza fuerte, C’est magnifiue! Cuando se aleja, ¡oh¡, eso es terrible. Mas cuando de nuevo susurra Je t’adore!, ¡oh¡, C’est magnifique!”. C’est magnifique! es una canción del musical de Cole Porter Can-Can (1953), el penúltimo que estrenó en Broadway. Pocos años antes, la crítica –siempre tan perspicaz– consideraba que su carrera estaba acabada y pocos eran quienes apostaban por él. Obviamente, no fue así y resurgió cual ave fénix en 1948 con Kiss me Kate, que se representó más de mil veces ininterrumpidamente, y prosiguió el éxito con Can-Can (se mantuvo en cartel durante casi novecientas representaciones seguidas). La versión que he elegido de C’est magnifique! para el vídeo que les presento es de Kay Starr (1922-2016), cantante estadounidense de música pop y de jazz que alcanzó gran notoriedad en las décadas de 1940 y 1950.

L’amour c’est magnifique, sí, pero también puede ser fuente de sufrimiento, como la soledad que se puede sentir ante el alejamiento de la persona amada. “Soy tuyo hasta la muerte. / Tan enamorado, tan enamorado, / tan enamorado de ti, mi amor / estoy…”, dice el estribillo de la bellísima “So in love” (Tan enamorados), canción perteneciente al musical de 1948 Kiss me Kate, basado en La fierecilla domada, de Shakespeare, que se representó más de mil veces ininterrumpidamente. La versión que vemos es la que grabaron Keely Smith y Frank Sinatra en el álbum Kiss me Kate, número dos de la serie Reprise Musical Repertory Theatre (12 elepés que se grabaron en Los Ángeles en 1963, concebidos y producidos por Frank Sinatra).

Sea lo que sea el amor, decir adiós a la persona de que estamos enamorados es morir un poco, decía Porter. “Siempre que nos decimos adiós / muero un poco. / Siempre que nos decimos adiós / me pregunto por qué / los dioses de allá arriba que deben saberlo todo / piensan tan poco en mí / y te dejan marchar. / Cuando estás cerca de mí / hay un aire primaveral, / puedo oír a un pájaro cantar / que transmite mi sentir. / No hay canción de amor más sublime, / pero qué extraña sensación / cuando paso de tenerte a no tenerte / cada vez que nos decimos adiós.” “Ev’ry Time We Say Goodbay” (Siempre que nos decimos adiós) –canción a que pertenecen estas estrofas– fue escrita por Porter en 1944, estrenándose ese año en el neoyorquino Ziegfeld Theatre dentro de la revista musical Seven Lively Arts. Son Ray Charles y Betty Carter quienes interpretan esta excelente versión de 1961 superpuesta en el vídeo que figura bajo estas líneas a una secuencia de la película de Howard Hawks The Big Sleep (conocida en España como El sueño eterno, en México como El gran sueño y Al borde del abismo en Argentina) que protagonizan Humphrey Bogart y Lauren Bacall, una pareja que vivió el amor intensamente: se casaron en 1945 –él tenía 45 años, ella acababa de cumplir los 20– y permanecieron juntos hasta que Bogart falleció en 1957.

El amor también se compra y se vende. Lo hacen quienes confunden amor y sexo o llevan una vida tan miserable que solo así consiguen unas migajas de cariño y alguien que soporte sus penas. “Amor en venta. / Apetitoso amor joven en venta. / Amor dulce y fresco. / ¿Quién lo compra? / ¿A quién le gustaría probarlo? / ¿Quién está dispuesto a pagar el precio de un viaje al paraíso?”. Son versos de la canción “Love for Sale” (Amor en venta), que compuso Porter en 1930 para su musical The New Yorkers. En ella describe el amor desde el punto de vista de una prostituta durante los años de la ley seca, un “amor en venta: joven y apetitoso”. Durante décadas, las cadenas de radio estadounidenses se negaron a emitir la canción. La versión del tema que he elegido para el vídeo es la que grabó Billie Holiday con su orquesta en 1952 para Clef Records, el sello discográfico de jazz estadounidense que creó Norman Granz en 1946. Las imágenes corresponden a cortes de diversos clips descargados de YouTube.

Decíamos antes que el amor no se circunscribe únicamente a las relaciones entre personas, haya o no sexo de por medio. Cole Porter era un enamorado de Paris. Su canción I love Paris es una ‘declaración’ de amor a la capital francesa, una canción que invita al optimismo, al goce sensorial. Pertenece también Can-Can, musical del que hablé antes. La versión del vídeo es de Zaz –cantante cuya fuerza vocal y frescura transmiten alegría, inyectan vida, como la canción– que ofreció durante el concierto que dio en el festival Jazzopen de Stuttgart el 11 de julio de 2015, con el acompañamiento de la SWR (Radio Alemana del Sudoeste) Big Band y de Rhiannon Giddens, cantante, violinista e intérprete de banjo, estadounidense, con la que se marca un excelente scat.

Que la vida se porte bien con todos ustedes.

4 comentarios en “Cole Porter y el amor

  1. María Elena Lobeira

    Manuel aunque te cueste reconocerlo eres un Romántico, verdad es que eso que llamamos Amor tiene muchas caras , en cuanto a una de las escenas con que acompañas la Música de Cole Porter , pertenece a l final de una de
    Las maravillosas actuaciones de Jeremy Irons, que aquí en Mexico se tituló Obsesión ,inolvidable película

    Me gusta

    • No me cuesta nada, María Elena. Lo reconozco y me complace serlo. Eso sí, en la acepción que da la RAE cuando define romántico como “sentimental, generoso y soñador”.
      La película de Jeremy Irons lo cierto es que no la he visto. Los vídeos que hago tienen la música como protagonista exclusiva, sirviéndome de imágenes y secuencias de películas o documentales que me parecen adecuados a tal fin. Por eso mi canal de YouTube se llama “Música y alguna cosa más”. Podría haber sido esta película o cualquier otra.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .