Arqueología industrial de Alcoi

Galería

AI_AlcoiEn 1978 –lo contaba en la entrada Mi trabajo como editor: el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Valencia– yo era un recién licenciado que había regresado a Muro, mi pueblo natal. Allí iba tirando como podía –dando clases a maestros de valenciano en los cursos que organizaba el ICE (Institut de Ciències de l’Educació) o corrigiendo galeradas para la editorial Almudín– mientras elaboraba mi tesis de licenciatura sobre la clase obrera alcoyana (Alcoi está a solo diez kilómetros de Muro).

El director de la tesis era Alfons Cucó. Con él establecí una estrecha relación de amistad que duró hasta su temprano fallecimiento en 2002. Y, de su mano, nació también otra larga amistad con Mario García Bonafé. Alfons me aconsejó que me pusiera en contacto con él, pues con su cuñado, luego también amigo, Rafael Aracil, había trabajado sobre la industrialización valenciana, y la alcoyana en particular, y la clase obrera. Supongo que ambos valoraron positivamente mi inquietud por aprender y hacer cosas y me propusieron colaborar en un proyecto que tenían en mente: un trabajo de investigación, un trabajo de campo, mediante una disciplina llamada arqueología industrial, para estudiar el pasado industrial de Alcoi a través de los restos materiales conservados, independientemente de su estado de conservación.

Nunca había oído hablar de la arqueología industrial. Ellos me explicaron entonces –obviamente, con mucho más detalle, al tiempo que me prestaban algunos libros de lo que hasta el momento se había publicado acerca de la arqueología industrial– más o menos lo siguiente: “En 1962 era destruida una estación de ferrocarril británica –la Euston Station–, que contenía un pórtico dórico. Este hecho levantó corrientes de opinión de historiadores y científicos que, en poco tiempo, encontró un positivo eco popular a favor de la salvaguarda del patrimonio industrial británico. Ciudadanos con su cámara fotográfica en sus paseos, empresarios facilitando la entrada a sus fábricas y conservando sus restos, corporaciones locales patrocinando iniciativas, etc., posibilitaron la formación de un fondo susceptible de ser registrado e historiado. De este modo nacía una nueva disciplina, la arqueología industrial, la cual trataría de conocer mejor las condiciones históricas de la producción industrial a través de lo que ella ha engendrado: fábricas, máquinas, comunicaciones, residencias burguesas, barrios obreros, etc.”.

Este párrafo que entrecomillo figura en la contraportada del del libro Arqueología industrial de Alcoi, que recogía buena parte de los resultados del trabajo y fue editado por el Ayuntamiento de Alcoi en 1980. Gracias a la generosidad de Mario y Rafael, logré publicar mi primer libro (en coautoría con ellos, claro está). Y no un libro cualquiera sino, así se reconoce, “el primer libro que se publicó en España sobre arqueología industrial”. Con una amiga de Muro, Delia Ferrándiz, fotógrafa de profesión, recorrimos y documentamos viejas fábricas abandonadas o en ruinas, otras que conservaban procesos de producción en desuso, viviendas obreras, infraestructuras…, y hablamos con gente, con mucha gente, con quienes habían trabajado en aquellos lugares y con aquellas máquinas, quienes habían habitado aquellas viviendas que un coetáneo de la época describió como edificios que pretenden “llegar a los cielos cual otra Babel, con olvido punible de todas las prescripciones higiénicas”. Y, créanme, esta fue la experiencia más enriquecedora. Sus conocimientos fueron mucho más útiles que los obtenidos de la lectura de muchos libros.

Éramos –o eran Rafa y Mario; yo no pasaba de aprendiz– sabedores de las limitaciones del estudio. “Hasta el momento, la arqueología industrial ha sido en el Estado español una disciplina desconocida e ignorada. El presente trabajo pretende ser una primera aportación. Con pocos medios económicos y con las dificultades que supone abrir camino a un nuevo tema, hemos intentado rescatar el patrimonio industrial de Alcoi, primera ciudad que se industrializó en el País Valenciano y, por consiguiente, con interesante pasado industrial que, lamentablemente, no se ha conservado en buena parte. Somos conscientes de que los resultados no son lo apetecibles que debieran, pero, así y todo, nuestro intento –incompleto y desigual, tímido y precario–, aunque solo fuese por comenzar a llenar un hueco, podría estar sobradamente justificado”, se lee en el texto de la contraportada.

Así fue cómo descubrí la arqueología industrial y despertó mi interés hacia ella, interés que fue incrementándose hasta el punto de hacer de la arqueología industrial mi especialidad. La arqueología industrial tal como la entiendo ahora: la aplicación del método arqueológico –de algunas de sus técnicas siendo más preciso– al estudio de la cultura material del periodo industrial-capitalista. Para estudiar el pasado, los historiadores recurrimos a tres tipos de fuentes: escritas, materiales y orales, a las que habría que añadir las audiovisuales si limitamos las orales a los testimonios y tradiciones y la materialidad a los restos de carácter arqueológico. Cada una de ellas aporta una determinada información y se complementan entre ellas. Integrar las tres en el proceso de investigación ha sido siempre mi objetivo. Pero de todo ello ya hablaré en próximas entradas.

Que tengan un buen día.

Y los políticos empezaron a irse

Galería
Y los políticos...

Con José Manuel Rambla durante mi intervención en las III Jornadas de Patrimonio Industrial (Puerto de Sagunto).

Este pasado sábado, 20 de octubre, estuve en Puerto de Sagunto, en el Casal Jove, pronunciando una conferencia, una charla mejor, que es un término menos formal. Fui invitado por la Asociación Memoria Industrial y Movimiento Obrero (AMIMO) y la Associació de Patrimoni Industrial Valencià (APIVA), las cuales, con la colaboración del Ayuntamiento de Sagunto, habían organizado para ese día las III Jornadas de Patrimonio Industrial.

No sé el rato que llevaría hablando cuando una pareja se levantó y se marchó. Al poco, lo hicieron uno o dos más, y luego, si mal no recuerdo, otra persona todavía. Cuando finalicé la charla, un miembro de la organización me dijo había vaciado la sala de políticos. Y es que quienes la habían abandonado eran concejales del Ayuntamiento, como el portavoz de EUPV (Esquerra Unida del País Valencià) o el concejal de Patrimonio Cultural (Histórico e Industrial), de ADN Morvedre, agrupación ciudadana promovida por Podem Morvedre (Podemos). Se quedó hasta el debate que siguió a la charla el concejal de Cultura (Compromís), que también se fue al terminar su intervención.

Al parecer mis palabras les molestaban. Y optaron por no seguir escuchando al blasfemo, al hereje que disentía de su doctrina. Me parece muy bien que se sintieran molestos y no niego que tuvieran sus motivos. Pero tal comportamiento creo que refleja por sí solo y, sobre todo, refuerza mi argumentación. En fin, veamos unas cuantas cosas de las que dije, cosas que, al parecer, al resto de asistentes no les resultaron tan desagradables, pues mi intervención –que debía durar (coloquio incluido) sobre una hora y quince minutos– se alargó, por la razón que luego explico, hasta sobrepasar las tres horas. ¡Ah! Del mundo académico no había nadie. Igual se hubiera largado también.

La charla llevaba por título “Patrimonio industrial. De Oliver Twist a Harry Potter” y era la que abría las jornadas. La otra persona que debía participar en ellas, Assumpció Feliu Torras, actualmente tesorera del Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial-España y expresidenta de European Federation of Associations of Industrial and Technical Heritage, tuvo que regresar a Barcelona al impedirle las lluvias pasar de Vinaròs. Así que me quedé solo, comenzando la intervención sobre las 10:15 de la mañana y finalizándola casi a las 12. Tras un lógico descanso, continuamos con un largo debate que se prolongó hasta pasadas las 13:30.

Hacía mucho tiempo que no intervenía en público, ni escribía, ni me pronunciaba, sobre el patrimonio industrial y, la que es mi ‘especialidad’, la arqueología industrial. Y lo cierto es que pensaba continuar así. Pero me llamó por parte de la organización José Manuel Rambla y me persuadió. Yo, en el fondo, soy bastante facilón, y él bastante persuasivo. Así que hice aquello de “donde dije digo, digo Diego”. Y fui.

Cuando me llamaron lo primero que dije fue preguntar sí estaban seguros de que era a mí a quien se dirigían, pues consideraba que soy la persona menos indicada para un acto de este tipo. Años ha que abandoné la arqueología industrial. Mi última intervención en público sobre la materia se remonta a junio de 2012, cuando participé en los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco en Donostia. ¿Por qué tal decisión? Lo que hacía –hacíamos, pues trabajaba en equipo– a la hora de la verdad a nadie le importaba –si bien de nuestros resultados sí se hicieron eco en Gran Bretaña– y no servía para nada a no ser que fuera para engrosar el currículum.

Titulé la charla “Patrimonio industrial. De Oliver Twist a Harry Potter” porque quería establecer un paralelismo entre dos expresiones diferentes de una misma realidad. Si Oliver Twist despertó conciencias, Harry Potter las aliena. Hoy, el mundo de los muggles (podríamos decir que nuestro) y el de los magos los hemos fusionado en uno solo. La realidad se muestra ajena a nuestros designios, nada podemos hacer para transformarla, somos impotentes y es en la impotencia y desde la impotencia donde nos encontramos más cómodos. Así, todos bien acomodados, las actuaciones para con el patrimonio industrial no responden más que a un intento de valorización absoluta y de conservación del instante presente, por vanagloria de los expertos/profesionales y de los políticos, enmarcados todos en ese gran billete de banco llamado Administración y cobran el sueldo de la misma caja.

Vuelven todos a enterrar los cadáveres que ellos mismos desentierran en un desierto cultural del que son incapaces de imaginar un más allá. Reflejan con precisión nuestro tiempo de antiguallas que se afirman nuevas, de incoherencia planificada, de aislamiento y sordera asegurados por los medios de comunicación de masas, de enseñanza universitaria de formas superiores de analfabetismo, de mentira científicamente garantizada, y de un poder técnico decisivo a disposición de la debilidad mental de la clase dirigente.

El mundo de Oliver es todavía el nuestro (por mucho que lo maquillemos, por mucho que lo creamos superado por de Harry Potter). Dickens describe con gran realismo los ambientes de los barrios bajos londinenses en un momento en que los efectos de la revolución industrial se dejaban sentir con toda su intensidad. Crueldad, ambición, abuso, explotación, desprecio por los seres humanos y repugnante permisividad de los gobiernos, se enfrentan y contraponen a la bondad, el desprendimiento, el afecto y la caridad de no pocos hombres y mujeres de la Inglaterra victoriana. Todo esto es todavía el día a día de hoy de la mayor parte de la población mundial. En Harry Potter coexisten pacíficamente los dos mundos que mencionaba, su universo es un mundo ilusorio, irreal por tanto, nada que ver con lo que muestran las novelas de Dickens, un mundo no ha sabido mantenerse porque no ha sabido ser ni solidario, ni ecuánime, ni flexible, y al final se ha quedado sin respuestas.

Y es que, lógicamente, se han producido cambios: cuando Oliver empezaba lo hacía también otra forma de organización social; cuando lo hace Potter, este modo (la sociedad capitalista), lejos de haber mejorado (como podría haber sucedido, como debería), se muestra más arraigado que nunca y aceptado sin reservas como el único mundo posible. ‘Expertos’ y ‘profesionales’ determinan lo que vale, lo que ha leerse y lo que no, lo debe trascender y lo que debe permanecer en el olvido. La unificación cultural llevada a cabo, el pensamiento único triunfante, la aceptación sin reservas del mezquino mundo actual, es posible porque todos estos cadáveres intelectuales y morales actúan al margen de los problemas que verdaderamente condicionan nuestro día a día y se someten unos al dictado de lo ‘políticamente correcto’ y otros al de lo ‘económicamente correcto’ (ahí está la ‘negociación’ de los presupuestos del Estado con la oligarquía financiera que decide si, como los niños el cole, han de repetir los ‘deberes’ porque no están bien hechos). Así las cosas, es lógica la absoluta valorización y conservación de un patrimonio (el industrial) en función de los intereses del presente, al servicio de expertos/profesionales y políticos, y lógico que lo hayan vaciado de cualquier significación y separado del espacio-tiempo. Unos y otros lo han convertido en mera representación, en puro espectáculo.

Expuse unos cuantos casos que he vivido para ilustrar las afirmaciones anteriores, dos de los cuales reproduzco tal cual –más o menos– los dije –pues me conozco, se me calienta la boca y me pongo a despotricar–, tal cual los llevaba escritos, pues había redactado antes la charla y traté de no añadir nada más (alguna cosa, así y todo, se me ‘escapó’):

  1. Durante las campañas de prospección y excavación (1999-2004) –llevadas a cabo en las cuencas fabriles de los ríos Barxell y Molinar, de la ciudad de Alcoi)– sacamos a la luz importante restos materiales de nuestro pasado inmediato de gran valor (como un batán de finales del siglo XVI-principios del XVII y otro de principios del XIX). ¿Qué pasó con ellos? Pues lo que tenía que pasar: nada. No será porque no informamos a los responsables locales de nuestros resultados y llevamos a cabo una amplia campaña informativa a través de los medios de comunicación. En junio de 2005 la zona fue declarada Bien de Interés Cultural para poder, así, acogerse al Plan Nacional de Patrimonio Industrial (Ministerio de Cultura, Instituto del Patrimonio Histórico Español ─a quien, dicho sea de paso, también informamos─). Poco después se inició la intervención para un “proyecto urbano” en la zona del Molinar. Su objetivo: “la conversión de un conjunto de ruinas destinadas a desaparecer, en un Recinto Arqueológico que pueda redescubrir el pasado a una ciudad (…) alrededor de un museo [que muestre] la formación de una industria que dio carta de naturaleza en la ciudad industrial de Alcoy”. Pues bien, los batanes referidos no es que sigan como los dejamos después de nuestra actuación, sino que esta ha empeorado al no haberse protegido ninguno de los dos ni tan solo al inicio de la intervención a la que fue sometida la zona, intervención que, por otra parte, se centró en el cuerpo de fábrica del conjunto arquitectónico que menos interés tenía; eso sí, el que mejor se conservaba. Después unos enormes pilares se levantaron en la zona para servir de apoyo a uno de los numerosos puentes de la autovía central Alicante-Valencia, alterando notablemente el entorno y destruyendo el paisaje y su estratigrafía. ¡Menos mal que la zona fue declarada BIC! La única actuación se realizó, pues, en la fábrica que menos falta hacía, pero que mantenía la estructura en unas condiciones que hacía posible una “intervención arquitectónica”, intervención que llevó a cabo un equipo dirigido por un arquitecto (hijo de otro arquitecto que hizo su tesis doctoral sobre las tipologías arquitectónicas del Molinar). Pasé de contar cómo me torearon (y como no dejé que lo hicieran). Esa fábrica la habíamos estudiado palmo a palmo y sabíamos incluso cuál era su maquinaria, como se disponía (las huellas del suelo), de qué espacio disponía cada trabajador para moverse. Todo lo teníamos documentado, y de todo pasaron como de la mierda.
  2. En mi pueblo (Muro) hará unos quince o dieciséis años se desmontó parte de la fachada y todo el murete de sillares que rodeaba una fábrica de papel de 1919 para levantar el castillo para las fiestas de Moros y Cristianos. No hubo ninguna protesta, ni siquiera ninguna crítica. Ahora bien, y sin salir de Muro, se consiguió que se modificara ligeramente el trazado de una autovía para respetar la ermita consagrada a san Antonio Abad, del siglo XVIII, resultado de la modificación de otra anterior, del siglo XIV, de la que apenas queda parte de su estructura. Naturalmente, la ermita de San Antonio, como es conocida localmente, goza de una gran estima entre los mureros y tiene una gran carga simbólica. ¿Alguien se imagina actuaciones de esta clase para con restos materiales de otros períodos?, ¿o con otro tipo de patrimonio, como pueda ser el arqueológico?

Aclaraba luego que en Muro gobernaba Compromís (Bloc) y que desde 1995 hasta 2015 el alcalde fue el actual conseller de Economía sostenible, Sectores productivos, Comercio y Empleo de la Generalitat Valenciana. En Alcoi el PSOE, estando la concejalía de Urbanismo en manos de Esquerra Unida, el portavoz de la cual era profesor universitario y había realizado su tesis doctoral sobre la protoindustrialización alcoyana. No es, pues, un problema de quien gobierne, desgraciadamente. El desinterés político no es otra cosa que el reflejo del generalizado desinterés social hacia a los restos (materiales e inmateriales) de nuestro pasado más reciente.

La visión sobre el patrimonio cultural en su conjunto sigue tendiendo, a pesar de las numerosas cartas, resoluciones y propuestas sobre qué y cómo conservar, a primar los bienes que destacan por valores subjetivos (como el estético), siendo el patrimonio artístico, o lo que reúne los valores artísticos/estéticos según los parámetros actuales, el que goza de mayor protección. En el caso del patrimonio construido se conserva lo que sus características arquitectónicas son especialmente relevantes. De este modo, se prima el continente y se desprecia el contenido, se restauran edificios y se destinan a otros usos absolutamente alejados de la que fue su función original. Se remodelan las fachadas y se destruye el interior, ya que el valor es “lo que se ve”, no “lo que es”. Se mantienen, por ejemplo, las chimeneas tras derribar todos los elementos que explican su función y se dice que se protege el patrimonio industrial.

Los bienes que se conservan con más ahínco, y gozan por tanto de mayor protección, es decir, efectiva, responden a una doble naturaleza, si bien tienen un mismo origen. Son, por un lado, aquellos que la sociedad burguesa en su proceso de formación y consolidación entendió que representaban los valores sobre los que se erigía. Una nueva clase social (la burguesía) se hizo con el poder y, en consecuencia, con los bienes y propiedades de los que poseían este hasta entonces. Y estos bienes y propiedades pasaron a ser del Estado, es decir, de todos. En teoría. En la práctica, la nueva clase dominante reprodujo –y reproduce– las conductas propias de quien se sitúa en lo alto del organigrama social. Hay diferenciarse del común, de la generalidad, ya que se sigue pidiendo a los “ciudadanos” lo mismo que pedía la aristocracia a sus “sirvientes”: acatamiento y sumisión al orden establecido.

Estos “nuevos señores”, y los señores de estos, más que imitar han llegado a mimetizar conductas y comportamientos que incluso gran parte de los ideólogos de las revoluciones burguesas del siglo XIX criticaban. ¿Dónde están las sedes de los gobiernos y parlamentos de muchas comunidades autónomas, las presidencias de las diputaciones, muchas alcaldías? En suntuosos y nobiliarios edificios. Puede parecer una trivialidad lo que digo. Puede, a mí no me lo parece.

Si el futuro del patrimonio industrial debe depender de la sensibilidad del político de turno estamos apañados. No hablo de mala fe, de intereses ocultos a través de operaciones urbanísticas, nada de esto (que también). Doy por hecho que se actúa con la mejor de las disposiciones y que lo que se hace obedece a que creen firmemente estar defendiendo los intereses de la colectividad. Pero, ¿por qué los políticos deberían incidir en algo que ni la sociedad ni el mundo académico valora? Además, tampoco es esa su función.

El patrimonio industrial –cuya importancia, hoy, nadie discute– no es cosa de historiadores, ni de arqueólogos, ni de etnólogos, ni de arquitectos … o de todos a la vez. Y cada uno, de acuerdo con su formación y su criterio, actúa en consecuencia. El ‘experto’, el ‘profesional’, el ‘especialista’, procedente la práctica totalidad de las universidades, lo único que pretende, en última instancia, es hacer currículum. Ahí siguen, en su torre de marfil, publicando libros de los que no venden más de doscientos o trescientos ejemplares como mucho. Claro que esto les da igual. Hablan de la gente, pero la gente les importa un bledo. El currículo, el bienestar académico, el estatus, por supuesto que no. Estos mindundis y chupaculos solo miran por ellos mismos y todavía se atreven (algunos incluso se lo creen) que aportan algo a la sociedad. Sí, son de gran ayuda para perpetuar el mundo más injusto que nunca ha conocido la humanidad; en él, de la especialización hacen un lobby, y lo hacen a costa de todos, aprovechando las prebendas que les otorga su servilismo hacia el poder (la Administración), poder que dicen ostentar los partidos políticos (todos), cuando el lugar que ocupan se debe al mismo: el servilismo hacia el poder real.

Yo me niego a formar parte de este circo. Me temo, de todos modos, que diga lo que diga nada cambiará si no cambia este mundo, y eso nunca sucederá si depende de aquellos que actúan en él y se sienten importantes protagonistas a pesar de ser solo figurantes.