9 de octubre: ¡que siga el espectáculo!

Galería

El 9 de octubre (Nou d’Octubre) es el ‘Dia de la Comunitat Valenciana’. Se eligió esa fecha porque el 9 de octubre de 1238 tuvo lugar la entrada victoriosa a la ciudad de Valencia del rey Jaime I.

Cuando el territorio del actual País Valenciano fue conquistado por el rey y sus huestes, era un reino taifa poblado por árabes, o balansiyanos mejor dicho, pues en aquellos momentos sus tierras se denominaban Balansiya, y de aquí viene el nombre de Valencia y de sus nativos, los valencianos. Más que hablar de ‘reconquista’, como se hizo durante tanto tiempo, o de ‘entrada a la ciudad’, hay que hacerlo de ‘conquista’, y más que de ‘repoblación’ de ‘ocupación’. El pueblo musulmán de al-Ándalus fue invadido por una minoría dominante mejor pertrechada –en 1272 aún poblaban el País Valenciano 200.000 musulmanes y 33.000 cristianos– que le obligaba a cambiar drásticamente su modo de vida, sus creencias y sus seculares tradiciones. Muchos fueron expulsados de sus casas y desposeídos de sus propiedades, y si no hubo una matanza generalizada, como en Mallorca, y buena parte de ellos pudo conservar sus tierras fue por las mismas características de la conquista, que no hicieron necesaria una repoblación inmediata.

La sensación de dominio, de haber sido invadidos y sometidos, que debieron experimentar aquellos hombres, mujeres y niños, no desearía vivirla: confinados a menudo en morerías, convertidos en mano de obra barata para los nuevos señores, obligados a bautizarse por la fuerza… ¿Por quién? Por otros. Simplemente eso: unos extraños, unos desconocidos.

Se ponía así fin a cinco siglos de cultura árabe que dejaron una huella imborrable. La agricultura, tras la conquista, se sirvió de su sistema de regadío. Los musulmanes   aprovecharon vestigios y mejoraron anteriores acueductos y estructuras que se remontan hasta la época romana, y dieron a conocer la noria al tiempo que perfeccionaron su uso, e introdujeron el naranjo, la caña de azúcar, el albaricoquero, el algarrobo, la alcachofa, el algodón, la palmera datilera y, aunque todavía no se cultivaba a gran escala, el arroz.

La toponimia actual conserva infinidad de nombres de origen musulmán. De los 542 municipios que integran la actual Comunidad Valenciana, alrededor de un centenar empiezan por los sufijos -al y -beni, manifiestamente árabes. Pero no solo estos. Mi pueblo, por ejemplo, Muro, es de origen árabe (aunque desconozcamos el porqué del topónimo), y otros muchos de una larga lista, como Silla (pequeña llanura), Manuel (salida de un valle), Monòver (florido) o Russafa (jardín). También, en todos los órdenes, son muchos los vocablos actuales provenientes de aquella época: alambique, alforja, alguacil, barrio, café, dársena, jaqueca, jarra, jinete, mazmorra, mengano, mezquino, rambla, rehén, sandía, tahona, y un largo etcétera.

El tortuoso trazado del núcleo histórico de muchísimas localidades valencianas es de origen musulmán y reflejo de dos formas distintas de organización social: las familias de al-Ándalus eran de tipo extenso y las cristianas nuclear. En las primeras, cuando un hijo suyo se casaba construían otra estancia quitando espacio al patio en un solar adyacente. Las cristianas irán añadiendo parcelas, una al lado de otra, formando calles rectilíneas.

Con todo esto quiero decir que, tras la conquista del territorio valenciano por las huestes de Jaime I, estas se encontraron con una sociedad más avanzada que la suya, cuyos logros sirvieron para cimentarla. Así pues, ¿qué se celebra el Nou d’Octubre? ¿El nacimiento de una nación, parafraseando el título de la película de D. W. Griffith de 1915? O de un pueblo, si lo prefieren: el valenciano. Una nueva sociedad, en definitiva. Si así es, ¿cómo se alcanzó? ¿Como en Estados Unidos?, ¿con la destrucción la cultura de las tribus indias y el genocidio de comunidades enteras? ¿O como hizo la Corona de Castilla (eso que llaman incipiente Reino de España) con las culturas precolombinas)? De los 200.000 habitantes que tenía la taifa de Valencia cuando fue conquistada, unos 40.000 marcharon de sus tierras. Los que se quedaron, los moriscos, terminaron siendo expulsados en 1609, no sin antes haber sufrido el excesivo celo inquisidor para que se evangelizaran y padecer el rechazo de los cristianos, que los consideraban demasiados prolíficos, trabajadores y mezquinos. Un tercio de la población valenciana –alrededor de 120.000 personas– se vio obligada a abandonar para siempre unas tierras que habían morado ya sus antepasados y consideraban suyas.

La medida no gustó a los nuevos señores, los verdaderos beneficiados con la Conquista. El Llibre del Repartiment registra la donación de propiedades expropiadas a los musulmanes una vez finalizada la conquista entre aquellos que habían ayudado en la campaña: órdenes militares, alto clero eclesiástico, nobles y caballeros, principalmente. Todo ello condujo a la formación de un régimen feudal especialmente duro, fuente de constantes conflictos entre los señores y los campesinos durante los tiempos medievales y hasta la época preindustrial.

Yo, la verdad, no sé qué demonios se celebra hoy. Es más, creo que no lo sé ni yo ni nadie. Entre los valencianos nunca ha habido eso que llaman ‘conciencia nacional’. No voy a entrar ahora en las causas, sigo limitándome a los hechos. Y estos me dicen que su faceta más folclórica y espectacular –versionada según los idearios de quienes en cada momento detentaba el poder– es la que ha predominado sobre cualquier otra consideración.

¿Qué no? A las pruebas me remito. ¡Con la lata que dieron los que se declaran ‘nacionalistas’ o ‘valencianistas’ cuando se aprobó el Estatuto de Autonomía de 1982! En él se pactó, entre otras cosas, que el territorio valenciano se denominaría oficialmente Comunidad (o Comunitat) Valenciana y se redactó de manera ambigua el articulado sobre la lengua de los valencianos. Los firmantes de aquel estatuto se convirtieron poco menos que en traidores. ¿Cómo que Comunitat Valenciana? ¡País Valencià! ¿Cómo que el valenciano es el idioma oficial? ¡El catalán! Algunos iban un poco más allá y reivindicaban nuestra pertenencia a los Països Catalans. Y con el himno… ¿Cómo podía ser el himno oficial el mismo de la Exposición Regional Valenciana de 1909, aquel que dice “Para ofrendar nuevas glorias a España”, aunque solo sonara la música? ¡Qué barbaridad!

Mucho ha llovido desde entonces. Aglutinados en torno a Compromís –una heterogénea mezcla en la que se juntan desde los antiguos procatalanistas a los que militaban en la derecha valencianista más rancia–, han hecho suyo el “donde dije digo, digo Diego” y, ¡hala! a ofrenar noves glòries a Espanya tots a una veu. Compromís y los demás partidos políticos, por supuesto. Todos a cumplir con su misión: continuar con el espectáculo y así seguir con el condicionamiento cultural en el ámbito del condicionamiento general.

12 comentarios en “9 de octubre: ¡que siga el espectáculo!

    • Lógico que la desconocieras dado su marco espacial y la lejanía. Pero, al fin y al cabo, no deja de ser una historia muy común que se da siempre que un pueblo conquista otro. O ‘descubre’, como algunos todavía tienen la desfachatez de calificar la conquista de América.
      ¡Salud!

      Le gusta a 1 persona

  1. El término “Arabe” no me parece muy correcto, pero es el más aceptado por los historiadores. Parece que no gusta nada decir que no eran árabes sino, ibéricos (con la mezcla que ya representa eso) que en plena bronca entre trinitarios y unitarios habían asimilado el arrianismo con el Islam. En la provincia de Alicante, está lo que se denomina http://www.valldegallinera.es/, que se compone de 8, quiero recordar, municipios que se unificaron al no tener población suficiente ninguno de los 8, incluso uno de ellos estaba totalmente despoblado (una zona que recomiendo visitar): son esos pueblos: Benirrama, Benialí, Benissivà, Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombai y Benisili, ¿A que suenan sus nombres?
    Luego había alquerías como : L’Alcúdia.
    En Granada hay varios pueblos que también se llaman La Alcudia a secas o de.., son pequeños pero existen, y más. Los nombres denotan su clara procedencia y en cuanto a los moriscos, como pasaba con los de Granada, a los señores feudales que se hicieron dueños de esclavos y tierras, no les interesaba su expulsión y exterminio, pues eran buenos trabajadores y buenos profesionales, Los nuevos señoroes solo sabían matar, violar, robar y rezar. Durante mucho tiempo se negaron a permitir su expulsión hasta que (políticamente) resulto imparable.
    En cuanto a los del Reino de Granada, estos salieron levantiscos, ya que los que la invadieron eran, principalmente, Ordenes Militares (los señores de la Guerra ya estaban cansados de tanta batallita y poco que repartir), y eso se nota bastante en Granada y su entorno, Ahora menos porque la Iglesia ha vendido bastante de las tierras de las que se hizo propietara, Granada hasta bien mediado el siglo pasado, estaba bajo el dominio todopoderoso de una serie de familias nobles, herederas de aquellos capitanes que mandaban las tropas de los Reyes Caóticos, de hecho el ayuntamiento se componía de un representante de cada una de ellas, y aún hoy en día, en el famoso día de la toma, ellos siguen representados. Pues aparte de estos, el resto fue para la Iglesia católica que se quedaron casi todo. Eso es el origen de los levantamientos moricos y de su temprana expulsión en comparación con los del Reino de Valencia. (más o menos desdeluego)

    Le gusta a 1 persona

    • No sé si malinterpreto tu comentario, pero lo que dices me recuerda las tesis de la derecha valenciana más rancia para defender la no catalanidad lingüística del País Valenciano y la existencia de un reino propio sin relación con los territorios que formaron parte de la Corona de Aragón.
      Lo que sigue en este párrafo es un ejemplo de esta argumentación (uno entre miles y miles): “Menéndez Pidal afirma: ‘en las lenguas románicas quedaron préstamos lingüísticos importantes de las lenguas que hablaban las tribus ibéricas, de los pobladores anteriores a la llegada de estos’. Estas lenguas unidas a la romanización, que no consiguieron borrar, sino embellecer, la dominación romana de las tierras valencianas. Fenicios, Iberos, celtas, visigodos, romanos, árabes influyeron en el habla de los primitivos pueblos edetanos y contestanos, anteriores a todos ellos, en la creación de una forma de hablar totalmente diferente y diferenciada, que fue embelleciéndose época a época, hasta llegar a lo que hoy conocemos como Lengua Valenciana”.

      En cuanto a la Vall de Gallinera es una zona que conozco muy bien, como la Vall de Laguar. Todas las poblaciones que las integran son de origen andalusí, o árabe, que quedaron despoblados al ser expulsados los moriscos, no sin antes haber protagonizado una seria resistencia ya desde los primeros tiempos de la Conquista acaudillados por Al-Azraq entre 1247 y 1276.

      Repito que no acabo de entender tu comentario y que, en consecuencia, es muy probable que te malinterprete.

      ¡Salud!

      Le gusta a 1 persona

      • No voy por ahí. Pero los árabes no nos pudieron invadir, no tenían conocimientos técnios para ello. Desconocían el uso de la herradura. Por ejemplo. No es por decir o inisnuar que somos muchos chulos y chorradas por el estilo. Cuando se supone que los “árabes” invadieron la península, solo existía una flota en todo el Mediterráneo Occidental… la flota de pesca de Cádiz. El golpista del 36 tardó como una semana en cruzar el estrecho con la ayuda de la, en aquel momento, la fuerza aerea más potente del mundo y la flota más poderosa del Mediterráneo. ¿Cómo puedes cruzar el estrecho con una tropa de caballería sin tener un solo barco? No existen pruebas de la supuesta batalla de Guadalete, ninguna. En cuanto a que llegaron a Francia. Los romanos tardaron varios siglos en okupar Ibéria, eran un ejército potentísimo con toda la tecnología de la época, el supuesto ejército árabe tenía una tecnología unos 200 años por detrás de la romana y en poco más de un año llegan a Francia ¿¿¿???

        Le gusta a 1 persona

      • No me atrevo a contestarte sin consultar antes otros escritos (míos algunos) que casi tengo olvidados. Miraré lo que publicamos en el “Diccionario Histórico” y la “Gran Enciclopedia de la Comunidad Valenciana” y te responderé detalladamente.

        Me gusta

      • Desconocía por completo esta teoría. Ni me la creo ni la desmiento, aunque hablar de ‘españoles’ y de ‘España’ para esta época me parece un absurdo. Veo que se enzarzan en polémica sobre la cuestión de las fuentes. Las fuentes escritas son, por puro sentido común, las menos fiables. No así las fuentes materiales. ¿Qué dicen los restos hallados?, ¿qué restos pueden existir que no se hayan examinado? Vamos a ellas y después ya veremos qué hay de real y qué no en este tipo de polémicas que, la verdad, me parecen un tanto estériles.

        Le gusta a 1 persona

    • Sí figura. Interesante lo es, desde luego. Pero los datos que aporta… No sé, me sirven para especular, no llego a conclusión alguna. De todos modos, como ya te dije, mis conocimientos sobre el tema son de lo más rudimentarios y no me dan para más.

      Me gusta

  2. Tampoco podemos llegar a afirmar nada tajante, es difícil. Pero la teoría de la ocupación de toda una península en poco tiempo, es algo fuera de lugar. Es interesaante la reflexión del general británico sobre el asunto. ¡Lo que da de sí el Día de la Comunidad!
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.