Lambeth Walk

Galería

Todas las canciones tienen su historia, pero pocas son tan interesantes y curiosas como la de Lambeth Walk. Lambeth Walk es una calle de Lambeth, uno de los distritos más pobres de Londres formado por varios barrios, entre ellos, a en la orilla derecha del Támesis, el de Kennington, donde se ubica Lambeth Walk. Siempre fue –desde que se constata documentalmente la existencia del lugar (1062)– una barriada que, a pesar de contar entre sus inmuebles con el Palacio de Lambeth, residencia oficial del arzobispo de Canterbury, gozó de mala fama. En el siglo XVII, cuando Lambeth Walk era un camino rural conocido como Tree Walk Coney, se decía que era una zona de “mala reputación”, donde la prostitución y todo lo que esta conlleva campaban a sus anchas. Llegó la Revolución industrial, Londres creció y la zona se transformó a su ritmo. En la década de 1860 Lambeth era un caos irreconocible por la cada vez mayor presencia de las fábricas. La contaminación, la mala salud, el hacinamiento y las condiciones insalubres de vida eran sus características más “notables”.

Lambeth fue siempre conocido por ser un barrio popular, de trabajadores, con uno de los mercadillos más famosos. Aun así, Lambeth Walk sería tan anónima como cualquier otra calle si no fuera por el hecho de que se convirtió en el título de una canción de una comedia de teatro popular. La obra a que nos referimos es el musical Me and My Girl, original de Douglas Furber y L. Arthur Rose, que se estrenó en el West End en 1937. Como curiosidad hay que señalar que en esta obra debutó Emma Thompson en uno de sus papeles principales. Su actuación un éxito y supuso el inicio y despegue de su dilatada carrera.

Lambeth fue siempre conocido por ser un barrio popular, de trabajadores, con uno de los mercadillos más famosos. Aun así, Lambeth Walk sería tan anónima como cualquier otra calle si no fuera por el hecho de que se convirtió en el título de una canción de una comedia de teatro popular. La obra a que nos referimos es el musical Me and My Girl, original de Douglas Furber y L. Arthur Rose, que se estrenó en el West End en 1937. Como curiosidad hay que señalar que en la reposición de 1980 de esta obra debutó Emma Thompson en uno de sus papeles principales. Su actuación un éxito y supuso el inicio y despegue de su dilatada carrera. El vídeo que sigue es de 1939 y recoge el momento del musical “The Lambeth Walk”, con el actor y director teatral Lupino Lane y el elenco original.

“En cualquier momento en Lambeth / cualquier noche, cualquier día / nos encontrará a todos / moviendo el esqueleto en Lambeth Walk. Oi! / A todas las jóvenes muchachas, / con su joven amigo de Lambeth, / a todos los encontrará / moviendo el esqueleto en Lambeth Walk. Oi!”, dice la letra de la canción, que dio nombre a un baile que se hizo muy popular: el Cockney. Cockney, en su origen, es un término de argot con el que designaba a la gente de East London y de los bajos fondos londinenses. El baile se inspira en la forma de caminar que, se decía, tenían los habitantes de Lambeth, dada al pavoneo.

Su éxito traspasó las fronteras del Reino Unido. El Lambeth Walk llegó a Alemania, pero –obviamente, dado su carácter popular– los nazis, en el poder, consideraron que era entartete musik (música degenerada). Cada día se bailaba más en Berlín, hasta el punto que un dirigente nacionalsocialista llegó a decir que quienes lo practicaban eran “malos judíos y animales saltando”. Incluso el propio Goebbels escribió en 1941 que “el público británico aparece en los noticiarios como si no tuviera nada mejor que hacer que izar la bandera británica en medio de las ruinas humeantes, o para bailar el Lambeth Walk en medio de las paredes chamuscadas”. La Segunda Guerra Mundial había estallado hacía casi dos años y Gran Bretaña era seriamente castigada por los bombarderos alemanes.

En 1942 Charles A. Ridley, del Ministerio de Información británico, mandó hacer un cortometraje (Lambeth Walk-Nazi Style) en el que, tomando material de la película de Leni Riefenstahl El triunfo de la voluntad, los soldados alemanes y el propio Hitler marchaban como si fueran bailando el Lambeth Walk. El corto se hizo muy popular en los cines de Gran Bretaña y Estados Unidos. Goebbels enfureció cuando lo vio. Claro que de eso se trataba.

Si quieren aprender a bailar el Lambeth Walk, estas son las instrucciones, acompañadas de un vídeo del popular festival al aire libre Music of the Night, que se celebra anualmente en la ciudadela de Plymouth (Inglaterra), con el que practicar.